+34 636 662 714 / +34 620 467 441 info@intropsicoterapia.com

Algunas claves sobre la infidelidad en la pareja

Hoy vamos a hablar de una de las causas de crisis en las relaciones de pareja: la infidelidad. Muchas parejas acuden a terapia por este motivo, después de que uno de sus miembros haya sido infiel, lo que marca un punto de inflexión en la relación. La infidelidad habitualmente pone en cuestión la relación de pareja y obliga a repensarla, ya que se resquebraja la confianza mutua. Puede ser un momento de evolución para las personas que componen la pareja y para la propia relación, en el que pensar en las necesidades de cada uno, cómo se sienten en la relación, qué necesitan para estar bien y si la pareja necesita algún cambio para continuar o disolverse. La infidelidad implica la ruptura de un acuerdo establecido de forma directa o tácita, y existen motivos muy diversos que pueden llevar a que ocurra. En general, cuando sucede tenemos que pararnos a pensar qué necesidad está cubriendo para quien es infiel y qué mensaje transmite. Algunas veces, ser infiel es la manera que tiene la persona de resolver un conflicto que le es difícil comunicar, por lo que de forma inconsciente recurre a llevar a cabo un acto que dinamite el statu quo y ponga sobre la mesa algo que no va bien. Puede ser una forma de colocarse en el foco de pensamiento del otro, un deseo de hacer un cambio en la relación, una manera de probar la propia capacidad de atraer a alguien… Dependiendo del conflicto subyacente a la infidelidad, el planteamiento de cómo abordarla será distinto. La huella que deja en la persona que sufre la infidelidad...

“Siempre estoy para lo que necesiten”

Hola, soy una persona muy sociable, me encanta estar con gente y hacerla feliz, me entrego mucho en las relaciones y siempre estoy para lo que necesiten de mi mis amigos y familia, pero esto hace que a menudo no me quede tiempo para mí. Cuando alguien me pide cualquier cosa o siento que me necesitan tengo que estar ahí aunque a veces no pueda. No entiendo por qué me pasa esto, me gustaría poder ser un poco más egoísta y mirar por mí.   Hola, por lo que nos cuentas, para ti es importante poder estar accesible para las necesidades de los demás. ¿Cómo te sientes cuando puedes estar para los otros? La sensación de poder cuidar, atender a las necesidades de las personas que nos importan puede ser muy gratificante porque nos devuelve una imagen positiva de nosotros mismos. Además, es una forma de reasegurar el vínculo a través de lo que podemos dar en él. Sería interesante que te plantearas si hay alguna de estas necesidades que están detrás de esta tendencia a darte a las relaciones más allá de tu deseo. Nos hablas de que te gustaría poder ser más egoísta y mirar por ti. Las personas, durante nuestra infancia y adolescencia, vamos internalizando una serie de ideas sobre quienes somos para los demás. Algunas personas por sus experiencias llegan a hacer propia la idea de que no son merecedoras de recibir, salvo a través de la entrega a los demás. Pensamos que sería positivo que analizaras estas cuestiones para conocer mejor tus necesidades y deseos y encontrar la forma de relacionarte que te permita...

El sentimiento de culpa

    Hoy vamos a hablar de una de las emociones que más aparecen en las consultas psicológicas: la culpa. Esta es una emoción secundaria, lo que quiere decir que no nacemos con ella, sino que se va desarrollando a través de nuestras experiencias y aprendizajes. Todas las emociones que sentimos cumplen una función. En el caso de la culpa, nos ayuda a actuar de un modo justo y responsable, acorde con nuestra ética y valores. La culpa es la encargada de avisarnos cuando estamos haciendo algo con lo que no nos identificamos. En este sentido nos permite tener una identidad propia y ajustar nuestros pensamientos, actitudes y comportamientos a ella. Sin embargo, hay ocasiones en las que la culpa puede llegar a suponer una carga en nuestra vida. Cuando los mandatos o exigencias a los que obedece son excesivos o nos hacen daño de algún modo, la culpa deja de servirnos para convertirse en una dificultad. En estos casos, es importante que podamos revisar cuales son las ideas que hemos internalizado y sobre las que se construye nuestra culpa, y qué función cumplen para nosotros. Algunas de las ideas más habituales de las que se alimenta un excesivo sentimiento de culpa son: “debo cumplir siempre con lo que se espera de mí”, “tengo que estar disponible para los demás antes que para mis propias necesidades”, “no puedo fallar”, “siempre debo aliviar y no causar sufrimiento a los otros”… Si crees que tienes un excesivo sentimiento de culpa, es recomendable que trates en una psicoterapia las ideas que has internalizado y que constituyen una parte de tu identidad, así...

“Me siento sobrepasada”

Hola, estoy pasando por una situación de mucho estrés y me gustaría aprender a llevarlo mejor. Hace cuatro años diagnosticaron a mi madre una demencia. Los primeros meses yo estaba bien, decidí reducir mi jornada para cuidarla porque pienso que es lo que debo hacer. Pero desde hace algo menos de un año me siento sobrepasada, muy nerviosa, no puedo dormir bien, tengo taquicardia, y a veces me enfado con ella y la trato mal sin darme cuenta. Me siento culpable por lo que me está pasando, ella ha dado todo por mí y yo no estoy siendo capaz de cuidarla como se merece. Espero que me podáis ayudar. Hola, imaginamos lo difícil que debe ser la situación por la que estás pasando. Entendemos tu deseo de cuidar a tu madre ahora que lo necesita. Nos dices que llevas varios años cuidándola, ¿compartes su cuidado con alguien?, ¿qué apoyos tienes? La tarea de cuidar a alguien puede llegar a convertirse en algo muy difícil de llevar para una persona sola. Es importante que puedas recibir apoyos que te permitan tener un espacio para ti misma. Nos dices que cuidar de tu madre es algo que debes hacer; y al leerlo nos surge una pregunta, ¿has vivido otras situaciones en las que hayas sentido que debías hacer algo por alguien que te ha sobrepasado? Algunas personas pueden internalizar la idea de que deben ser cuidadoras de aquellos a los que quieren, de manera que esto forma una parte de su identidad que les da valor. Cuando estar para los otros no deja espacio para cuidar de uno mismo, pueden surgir...

¿Cómo alcanzar mis metas? Algunas claves sobre la motivación

Muchas personas consultan con nosotros porque sienten que les falta motivación para desarrollar aquello que se proponen. La motivación es esa fuerza que nos orienta hacia un objetivo o meta importante para nosotros. En muchas ocasiones, esa falta de motivación tiene que ver con que aquella meta hacia la que nos debería guiar no está clara, nos genera sentimientos ambivalentes, emociones desagradables, o no nos sentimos identificados con ella. Los objetivos que cada uno de nosotros nos marcamos en nuestra vida se relacionan con los valores que hemos interiorizado, las experiencias que hemos vivido, las ideas sobre quiénes somos y qué se espera de nosotros, nuestros deseos y necesidades… Para lograr una buena motivación es importante que nuestros objetivos estén conectados con nuestros deseos y necesidades; de no ser así, probablemente la motivación por lograrlos descienda. A veces puede haber un choque entre aquellas metas a las que nos gustaría llegar por nosotros mismos, conectadas con aquello que nos hace sentir bien, y las metas que nos planteamos de cara a dar la imagen que pensamos que esperan aquellas personas importantes en nuestra vida, bajo el deseo de que nos acepten y valoren. En este sentido, a la hora de definir cuáles son nuestras metas, objetivos y proyectos, es muy interesante conocernos bien a nosotros mismos, saber si hay alguna expectativa que se haya colocado sobre nosotros y qué queremos hacer con ella, satisfacerla o desprendernos de ella. Muchas veces la falta de motivación, la pereza a la hora de abordar algo o la tendencia a procrastinar tienen que ver con estas metas que un día nos marcamos pensando...