+34 636 662 714 / +34 620 467 441 info@intropsicoterapia.com

Consultorio Gratuito


Ponemos a tu disposición un consultorio gratuíto a través del cual puedes hacernos llegar tus preguntas acerca de algo que te preocupe, ya sea de ti o tu hij@.

La respuesta las enviaremos al correo que se nos indique y posteriormente se publicará en la web, manteniendo en todo momento el anonimato*, para que sirvan de ayuda a otras personas con dudas similares. Por ello el nombre que nos facilites puede ser ficticio; en cambio es necesario que la edad y el sexo sean reales para facilitar nuestra respuesta.

*El correo electrónico y el nombre no será publicado en ningún caso.

Cuéntanos!

13 + 12 =

Últimas Consultas

Violencia de género en la pareja

En nuestra sociedad, existen una serie de estereotipos sobre lo masculino y lo femenino que favorecen la vulnerabilidad de las mujeres a sufrir un tipo particular de violencia, que llamamos violencia de género. Ésta es la violencia ejercida sobre las mujeres por el hecho de serlo, con el objetivo de mantener un control o dominio sobre ellas, y que provoca importantes consecuencias tanto psicológicas como en su calidad de vida. Existen distintos tipos de violencia de género: Violencia física: son los actos que dañan la integridad física de la mujer que la sufre. Pueden ser golpes, empujones, agarrones, quemaduras… Violencia psicológica: Aquella que produce un daño psicológico, ejercida a través de los insultos, desvalorizaciones, humillaciones, silencios… Violencia sexual: es la que atenta contra la libertad sexual de la mujer, como forzar una relación sexual, manipular mediante coacción para llevar a cabo prácticas sexuales no deseadas, etc. Violencia económica: la violencia económica se refiere a todos aquellos comportamientos que impidan a la mujer administrar sus recursos económicos con libertad, por ejemplo, controlando el dinero del que puede disponer. Violencia ambiental: son todas las conductas que pueden generar control a través de un clima de agresividad que provoca miedo, como golpear puertas o paredes, romper objetos o conducir de forma temeraria. Violencia social: consiste en favorecer el aislamiento social de la mujer a través del control de las personas con las que se relaciona. Violencia vicaria: este tipo de violencia se basa en agredir a la mujer que la sufre a través de otras personas con las que tiene un vínculo emocional, como los/as hijos/as o animales de compañía. Todos estos... leer más

El estrés: síntomas y causas

¿Qué es el estrés? Todas las personas necesitamos tener un nivel óptimo de activación para poder desempeñar nuestras actividades cotidianas y responder a las demandas de nuestro entorno. Cuando esta activación es excesiva y repercute en el bienestar y la salud de la persona, hablamos de que existe un problema de estrés. El ritmo de vida acelerado y las múltiples ocupaciones y preocupaciones hacen que sea necesario un nivel más elevado de activación para poder atenderlas. A nivel fisiológico, estamos preparados para sostener ese nivel de exigencia física y cognitiva durante periodos breves, que vienen seguidos por estados de reposo en los que nuestro cuerpo y mente se recuperan del esfuerzo. Si estos periodos se prolongan en el tiempo pueden provocarnos síntomas como los que describimos, que conocemos como estrés. Estos síntomas incluyen: Tristeza, irascibilidad, labilidad emocional, ansiedad o angustia Tensión muscular, que puede provocar dolores de espalda, cuello, etc. Dificultades para concentrarse Olvidos y confusión Miedo a cometer errores Dificultades para dejar de pensar en tareas o preocupaciones Problemas para dormir Disminución o aumento del apetito Sudoración Dolor de cabeza Dificultades sexuales Problemas digestivos: dolor de estómago, problemas intestinales, digestiones pesadas… Cómo entendemos el estrés Los psicólogos entendemos el estrés como una respuesta de nuestro organismo ante una realidad que percibimos como demandante y que nos impulsa a ponernos en acción. Cuando una persona sufre habitualmente síntomas de estrés elevado y éstos se mantienen en el tiempo, tenemos que pararnos a pensar en el origen de los mismos. Podemos llegar a desarrollar síntomas de estrés por diferentes motivos, que dependen de las vivencias o las ideas que tenemos... leer más

Obsesiones y compulsiones

¿Qué es el trastorno obsesivo-compulsivo? Los psicólogos hablamos de trastorno obsesivo-compulsivo para referirnos a un problema psicológico caracterizado por pensamientos intrusivos, automáticos y que escapan al control racional, que llevan a la persona a desarrollar comportamientos en forma de rituales para aliviar una angustia o temor. Llamamos a los contenidos mentales obsesiones y al comportamiento asociado compulsiones. Cada persona, en función de cómo se ha constituido su identidad, sus experiencias y los mensajes que ha recibido de su entorno especialmente durante sus primeros años de vida, puede desarrollar unos pensamientos obsesivos y comportamientos compulsivos diferentes.  Algunos de los más habituales son: Obsesión por la contaminación: aversión a la suciedad, los gérmenes o cualquier foco de infección que pueda provocar una enfermedad. Las personas que sufren esta obsesión se sienten obligadas a realizar rituales de limpieza que interfieren con su vida cotidiana e incluso pueden llegar a ser dañinos para su salud, como lavarse las manos o el cuerpo hasta provocarse irritaciones. A través de los rituales de limpieza alivian el miedo que sienten. Obsesión de comprobación: temor intenso a tener un olvido o descuido que tenga consecuencias negativas, como dejar un grifo abierto, cerrar la llave de gas, cerrar la puerta con llave o poner la alarma del despertador. Ante estas ideas que generan ansiedad la persona recurre a rituales de comprobación, asegurándose repetidas veces de haber hecho lo que les preocupa olvidar. Obsesión por el orden y la simetría: la persona siente que determinados objetos deben estar en una posición concreta, por ejemplo, guardando cierta simetría, o bien que hay una forma adecuada de hacer algo y que... leer más

Trastornos de la conducta alimentaria: Bulimia nerviosa

¿Qué es la bulimia nerviosa? Llamamos bulimia nerviosa a un problema que afecta a la persona en su relación con la alimentación. En ella aparecen deseos muy intensos de comer, seguidos de atracones de comida y sensación de no tener el control sobre lo que se está ingiriendo. Después de estos atracones, es habitual que la persona sienta culpa, miedo, malestar con su peso y su propio cuerpo que suelen llevar a quien la padece a buscar métodos para evitar que esa ingesta produzca un aumento de peso, bien sea provocando el vómito, tomando laxantes, restringiendo lo que se come o haciendo ejercicio físico de forma abusiva. Este modo de relacionarse con la comida produce diversos problemas que afectan a la salud de la persona de una forma global: Salud física: los vómitos y el consumo de laxantes llegan a dañar el sistema gastrointestinal, pueden producirse síntomas de deshidratación y desnutrición, problemas dentales y disminución de los niveles de potasio con problemas cardiovasculares asociados. Salud psicológica y emocional: culpa, problemas de autoestima, miedos, tristeza e irritabilidad son algunos de los conflictos psicológicos que suelen ir asociados a los problemas de alimentación. Salud social: a menudo la bulimia nerviosa es un problema silencioso, que la persona sufre sin compartirlo con su entorno por temor a la incomprensión o por vergüenza. El malestar emocional que genera unido a esta sensación puede provocar un distanciamiento y dificultades para disfrutar de las relaciones sociales. Cómo entendemos la bulimia nerviosa Los factores que llevan a desarrollar síntomas de bulimia nerviosa son diferentes para cada caso, por lo que es necesario hacer un análisis individual para entender y... leer más

Trastornos de la alimentación: anorexia nerviosa

Hablamos de anorexia nerviosa para referirnos al cuadro en el que aparecen síntomas como aversión a la comida, deseos intensos de perder peso, imagen distorsionada del propio cuerpo, miedo a ganar peso y que puede evolucionar hacia problemas de desnutrición. Todos estos síntomas suelen venir acompañados de un gran malestar emocional. Todas las personas necesitamos alimentarnos para que nuestro cuerpo funcione adecuadamente. Los alimentos nos dan la energía que nos es imprescindible para crecer y desarrollarnos en todos los ámbitos de nuestra vida: tiene una clara función de supervivencia. Por este motivo, comer es una actividad íntimamente conectada con los circuitos de placer de nuestro cerebro. Cuando una persona tiene una mala relación con la alimentación, y en vez de generarle bienestar le produce sufrimiento, tenemos que plantearnos qué hay bajo este síntoma que dificulta a la persona disfrutar de alimentarse. Cómo entendemos la anorexia nerviosa Para comprender la anorexia nerviosa tenemos que pensar en qué significa para la persona que la sufre la alimentación, a qué cuestiones personales la asocia y qué motivación subyace a su problema. Como comentábamos al inicio, la alimentación tiene que ver con la supervivencia, el desarrollo y el crecimiento, por lo que podemos pensar si hay alguna de estas cuestiones que a nivel consciente o inconsciente estén influyendo en el desarrollo de esta aversión a la alimentación. En la anorexia nerviosa aparecen síntomas que conectan con valores muy bien considerados a nivel sociocultural, como la delgadez como símbolo de autocuidado o el esfuerzo personal y el perfeccionismo. Muchas personas que sufren anorexia nerviosa hablan de no sentirse bien con su cuerpo y desean... leer más

Problemas en las relaciones sociales

Las personas necesitamos tener relaciones con los otros para sentirnos bien e incluso para nuestra propia supervivencia, ya que somos seres sociales y vivimos en interrelación. Sin embargo, las relaciones con otras personas no siempre son fáciles. A veces podemos tener problemas para hacer nuevos amigos, sentirnos mal cuando estamos con gente o tener conflictos con aquellos que nos rodean. Si tenemos problemas en las relaciones sociales, el primer paso para buscar una solución es entender por qué nos sucede, y de esta forma poner en marcha los mecanismos necesarios para empezar a disfrutar de relaciones más satisfactorias.   Cómo podemos mejorar nuestras relaciones sociales Para tener buenas relaciones es importante que desarrollemos una serie de habilidades sociales que nos ayuden a disfrutar de la compañía y contacto con otras personas. Estas habilidades forman parte del aprendizaje que hacemos en nuestra infancia, de la mano de nuestros cuidadores principales, y en la adolescencia, cuando empezamos a interactuar con nuestros iguales y a construir nuestra propia identidad. Las experiencias que hemos vivido influirán en cómo nos relacionamos, qué esperamos del contacto con las demás personas y cómo nos vemos a nosotros mismos en las interacciones con los otros. Todo ello afecta a nuestras habilidades sociales. Veamos cuales son: Capacidad de hacer una adecuada gestión y regulación emocional: las emociones son un poderoso indicador que nos permite saber qué necesitamos, cómo nos encontramos ante distintas circunstancias, nos ayudan a buscar lo que nos hace sentir bien, evitar lo que nos puede hacer daño o generar malestar o marcar los límites a los demás que necesitamos para cuidar de nosotros mismos. Cuando aprendemos... leer más

Insomnio: definición, causas y tratamiento

¿Qué es el insomnio? Todas las personas podemos tener algunas veces dificultades para conciliar el sueño, despertares durante el tiempo de descanso o levantarnos con la sensación de no haber tenido un sueño reparador. Cuando esto ocurre de forma recurrente durante un periodo de tiempo y comienza a interferir con distintos ámbitos de nuestra vida consideramos que existe un problema de insomnio. El insomnio puede producir alteraciones en el estado de ánimo, provocando irritabilidad, tristeza, y afectar a las funciones cognitivas, como la atención y la memoria, además de sensaciones desagradables de cansancio y fatiga. Cómo entendemos el insomnio El insomnio, como ocurre con otros problemas que atendemos los psicólogos, puede derivarse de distintos factores. Cuando alguien acude a psicoterapia es importante analizar el origen y las causas de su insomnio, para poder trabajar sobre ellas y que dejen de provocar este malestar. En ocasiones, el insomnio se puede resolver siguiendo una serie de pautas básicas de higiene de sueño: no hacer comidas copiosas que interfieran en el descanso, tener un nivel moderado de actividad durante el día, respetar los ritmos circadianos de nuestro organismo, que regulan el patrón de sueño y vigilia o no exponernos a estímulos que interfieran con nuestro descanso antes de dormir. Sin embargo, cuando estas pautas básicas no resuelven las dificultades para dormir, es el momento de analizar con la ayuda de un psicólogo el problema con un nivel mayor de profundidad. El insomnio puede aparecer como un síntoma que nos avisa de que hay alguna preocupación o angustia que necesitamos atender. Durante el día, podemos tener estímulos que nos alejan de los pensamientos... leer más

Adicciones y dependencia

¿Qué son las adicciones? Los psicólogos consideramos que una persona presenta una adicción cuando muestra una dependencia y ausencia de control sobre el consumo de alguna sustancia, como el alcohol, el tabaco, la cocaína, o un comportamiento, como el sexo, el juego o las compras. Esta dependencia interfiere en su vida personal, social y laboral, y con el tiempo genera una tolerancia al consumo, por lo que necesita llevarlo a cabo con más frecuencia. Causas de las adicciones El consumo de sustancias o comportamientos que generan adicción son estrategias que la persona pone en marcha para cubrir diferentes necesidades, regular estados emocionales o aplacar angustias. Cada persona otorga un significado diferente a la sustancia o conducta adictiva, así como al acto de consumirla, que depende de su historia, su manera de verse a sí misma y a los demás. Por tanto, tenemos que analizar y comprender qué es aquello que la persona necesita darse a sí misma y que la adicción posibilita. Aunque existe cierta relación entre algunas sustancias o conductas y las necesidades que se busca cubrir, vemos que la motivación consciente e inconsciente del consumo es muy diferente para cada persona. Para comprender las adicciones tenemos que hablar también del efecto fisiológico que el consumo o el comportamiento adictivo genera, una vez que se produce. Nuestro cerebro posee un sistema de recompensa que se pone en marcha cuando realizamos actividades relacionadas con nuestro bienestar y supervivencia, y que también se activa cuando se produce la conducta adictiva, llegando a generar cambios en el modo en que funciona este sistema que impulsa a la persona a la búsqueda... leer más

“Ya no sé qué hacer con su inseguridad…”

Hola, llevo saliendo con mi novio tres años y ya no sé qué hacer con su inseguridad. Piensa que no es lo suficiente para mí, que me cansaré de él o le dejaré por otro. Yo intento ser paciente, le digo que es el único con el que quiero estar, trato de que esté tranquilo cuando quedo con mis amigos diciéndole dónde voy a estar y estando pendiente de si me llama o me escribe para que no se preocupe o piense mal, pero le sigue pasando. Últimamente tengo mucha ansiedad, me agobia hacer planes con mis amigos porque sé que va a generar problemas entre nosotros. ¿Hay alguna forma en que pueda hacerle comprender que no le voy a dejar por otro? Gracias. Hola, por tus palabras entendemos lo difícil que debe estar siendo para ti convivir con la inseguridad de tu novio. Nos planteas si hay algo que puedas hacer tú para que se sienta seguro, y tú misma nos dices que has intentado explicarle que quieres estar con él pero como bien describes, esto no es suficiente para calmar su angustia. Entendemos tu deseo de hacerle sentir seguro contigo; sin embargo, esta inseguridad es una sensación más compleja que necesita de un trabajo personal por su parte, en el que analizar cómo se ve a sí mismo y qué espera en las relaciones con los demás. Al leerte nos surge una pregunta, ¿cómo te sientes tú en la relación? A veces, cuando vemos a alguien a quien queremos sufrir, podemos tener el deseo de intentar evitar que lo pase mal, llegando a desconectarnos de cómo nos estamos... leer más

Algunas claves sobre la autoestima

Una de las preocupaciones habituales de las personas que vienen a psicoterapia es que tienen una baja autoestima, y esto es un problema para ellas no sólo porque no se sienten satisfechas consigo mismas, sino porque tiene una serie de importantes repercusiones en su forma de relacionarse y en su calidad de vida. La autoestima es el modo que tenemos de aceptarnos, querernos, respetarnos y cuidarnos. Está muy relacionada con el autoconcepto, es decir, con las ideas que tenemos sobre nosotros mismos. Para pensar sobre la autoestima y cómo lograr mejorarla, tenemos que preguntarnos, ¿dónde se forma?, ¿cuál es su origen? Hoy sabemos que las ideas que tenemos sobre nosotros mismos, no son muy diferentes de otros aprendizajes que hacemos sobre el mundo. En nuestros primeros años, que incluyen la infancia y adolescencia, nos relacionamos con personas que son significativas para nosotros (madres, padres, otros familiares y amigos) y captamos cómo nos miran, qué mensajes nos lanzan, cómo se comportan con nosotros o cuáles son sus respuestas emocionales cuando están con nosotros… Y de esta forma, interiorizamos y hacemos propias esas ideas sobre nosotros mismos que con su comportamiento en relación nos transmiten: soy alguien con quien es divertido estar, alguien aburrido, una persona que genera sensaciones positivas o alguien molesto cuya compañía produce tristeza o enfado. Todas estas ideas configuran cómo nos vemos, qué pensamos que podemos lograr hacer y qué esperamos que ocurra en nuestras relaciones sociales; serán la base sobre la que construyamos nuestra autoestima. Pero, ¿qué ocurre si en esa etapa sensible en la que se dibujan los primeros trazos de nuestra autoestima estuvimos con personas... leer más

“Me siento desbordado…”

Buenas tardes, soy un chico de 24 años y escribo porque llevo un tiempo pasándolo bastante mal. Creo que quiero dejar mi carrera porque me está ahogando, pero no sé cómo hacerlo. Desde siempre se me ha dado bien estudiar, aunque no le dedicaba mucho esfuerzo las cosas se me quedaban con facilidad. En el instituto, mis amigos me pedían que les diera clases con las asignaturas que no entendían y todo el mundo esperaba que hiciera una carrera difícil y que tuviera mucho éxito en la vida. Desde hace seis años estoy estudiando matemáticas y cada vez me gusta menos mi carrera. No consigo aprobar las asignaturas y las épocas de exámenes lo único que quiero es salir corriendo. He pensado en cambiar de carrera pero no sé qué hacer, mis padres me dicen que cómo voy a tirar tantos años a la basura y que si me esfuerzo no tengo por qué fracasar. Cada vez que lo pienso me siento desbordado, al límite y no consigo que la sensación de agobio se vaya con facilidad. Gracias por atenderme. Hola, entendemos lo duro que debe estar siendo sentirte tan mal, el hecho de que hayas decidido escribirnos refleja una enorme fortaleza, a la que puedes agarrarte para resolver lo que te ocurre. Por lo que nos cuentas, a lo largo de tu vida has sentido que se esperaba de ti que tuvieras muy buenos resultados académicos; nos preguntamos ¿cómo te sientes ante esta expectativa de los otros? A veces, cuando sentimos que las personas que son importantes para nosotros esperan algo de nosotros, podemos temer perder algo de... leer más

¿Sabemos escuchar?

Dice una frase de Epícteto que “tenemos dos orejas y una boca para que podamos escuchar el doble de lo que hablamos”. Sin embargo, a menudo estamos más entrenados en el arte de la oratoria que en el de la escucha, por lo que relegamos esta parte tan importante de la comunicación. En este post vamos a hablar sobre la escucha activa. Este término fue acuñado por Carl Rogers para hablar de un modo de escucha en el que hacemos sentir a nuestro interlocutor que estamos recibiendo lo que nos transmite. En la escucha activa no sólo oímos, sino que captamos el mensaje que nos llega con toda su complejidad, tanto su contenido como las emociones, intenciones y pensamientos que subyacen. Además, expresamos que estamos participando de la comunicación desde este rol de escucha, transmitiendo a quien nos habla que estamos recibiendo y comprendiendo lo que nos dice. Para escuchar de forma activa, tenemos que centrar la atención en nuestro interlocutor y no solo en nuestros pensamientos sobre lo que vamos a responder; necesitamos poner en práctica nuestra empatía para comprender a la otra persona. El valor que le damos a menudo en nuestra sociedad al “hacer” nos puede desconectar de esta capacidad de actuar de otro modo, más discreto, menos visible, estar presentes interviniendo en la conversación desde este lugar menos protagonista, el de la escucha. ¿Cómo podemos ejercer una escucha activa? No hay recetas infalibles, como en todo, cada persona tiene un estilo diferente; la clave está en prestar atención a lo que nuestro interlocutor nos comunica tanto a nivel verbal como no verbal y expresar que... leer más

3 preguntas para tus vacaciones

En estas fechas de verano muchas personas se toman un tiempo de vacaciones. Cuando pensamos en ellas se nos pueden venir a la cabeza palabras como descanso, desconexión, diversión, reencuentro, viaje… Todas tienen en común la idea de hacer algo diferente a nuestra rutina, aprovechar un tiempo para nosotros/as y quizá la más importante y que a menudo pasa desapercibida: poder elegir qué hacer con nuestras horas de una manera más flexible. Porque aunque hay muchas opciones mayoritarias para pasar esos días del año, cada persona en función de su situación y sus vivencias, puede desear cosas distintas. Te proponemos que antes de planificar estos días de descanso dejándoos llevar por modas o costumbres te pares a hacerte unas preguntas: ¿Qué cosas has echado en falta durante los últimos meses, y ahora podrías tener? Puede ser la posibilidad de conocer un lugar, de pasar tiempo con la familia o los amigos, o tal vez de leer esos libros que tenía pendientes. He echado de menos tener más tiempo para dormir, aprender a cocinar, o dedicar tiempo a pasear y pensar en mis cosas. ¿Qué necesitas haberte dado cuando regreses de las vacaciones? Tiempo a solas, tiempo compartido con otras personas, descanso, diversión, experiencias nuevas, un ritmo más pausado… ¿Cuánto tiempo hace falta para poder darte esto que necesitas? A la hora de planificar cómo queremos pasar nuestras vacaciones, es importante que valoremos cuánto tiempo nos va a llevar sentirnos satisfechos, para ajustar nuestras expectativas con la realidad. A veces esperamos que las vacaciones nos aporten algo para lo que necesitaríamos mucho más tiempo del que tenemos, y esto nos... leer más

“Me estoy volviendo una persona solitaria…”

Hola, escribo porque creo que cada vez me estoy volviendo una persona más solitaria. Me cuesta mucho tener relaciones cercanas, soy muy desconfiada con la gente y siempre que conozco a alguien pienso que me va a fallar. Antes no era así, cuando era pequeña tenía muchos amigos, pero desde los 14 o 15 años cambié y dejé de confiar en la gente, creo que fue a partir de empezar a tener problemas con mi madre. Cuando empecé a crecer mi madre y yo nos fuimos distanciando porque somos muy diferentes; ella tiene unos gustos y una forma de ser muy diferentes a los míos. Todo el rato intentaba que me pareciera a ella, a su manera de ser y comportarse y como yo no quería ser como ella se enfadaba, creo que la decepcioné. Ahora tenemos una relación bastante distante, ninguna de las dos se acerca a la otra. No sé si esto tendrá alguna relación con que sea solitaria, en realidad no me importa serlo pero a veces pienso que no es normal. Gracias.   Hola, te agradecemos que nos hayas escrito, el hecho de que hayas decidido hacerlo nos lleva a pensar que hay algo en tu forma de relacionarte que no te hace sentir bien, y ha sido valiente por tu parte cuestionar por qué te está ocurriendo y decidir hacer algo al respecto. Al leerte nos surge una pregunta, ¿cómo te sentías cuando tu madre no aceptaba vuestras diferentes formas de ser? La adolescencia es una etapa muy sensible, en la que las personas comenzamos a configurar nuestra identidad diferenciada de la de nuestros... leer más

¿Qué es la mentalización?

“Ayer Ana pasó el día sin apenas mirarme ni dirigirme la palabra. Al principio, su forma de comportarse me molestó mucho y me llegó a enfadar, ¡yo no había hecho nada para que me tratara de esa forma! Suelo pensar que cuando alguien está mal es porque yo he hecho algo malo. Después, empecé a recordar otras veces en las que se había puesto de esa manera; creo que es su forma de reaccionar cuando algo le preocupa. Al final del día, me acerqué a ella y le pregunté cómo se encontraba, entonces me explicó que tenía un problema en el trabajo que no sabía cómo resolver”. La mentalización es una capacidad que nos permite interpretar el comportamiento de los demás y también el nuestro en función de estados mentales, es decir, de pensamientos, creencias, deseos, motivaciones, sentimientos y otros contenidos de la mente. Esta capacidad es esencial para que nuestras relaciones con los demás sean satisfactorias, y también nos sirve para regular nuestras emociones y conductas; su dimensión autorreflexiva nos permite conocer nuestros pensamientos y sentimientos, entender qué los motiva y a qué otros componentes de nuestra vida mental se encuentran ligados. Existen cuatro áreas importantes para desarrollar la mentalización: Conocer la naturaleza de los estados mentales para comprender que éstos son representaciones subjetivas del mundo en nuestra mente, y no se corresponden de forma exacta con la realidad. Construir un modelo de la mente de las otras personas, con estados mentales diferenciados de los propios y un funcionamiento complejo. Gracias a este modelo, podemos predecir y explicar a través de inferencias el comportamiento de los demás. Del... leer más

“Soy muy celosa con él, desconfío…”

Buenas tardes, quiero consultar por un problema que tengo en mi relación de pareja. Estuve con un chico durante cuatro años que a menudo criticaba mi manera de hacer las cosas, me decía que tenía que adelgazar para estar más guapa, cosas que me hacían sentir mal. Finalmente me enteré de que me era infiel, llevaba meses con otra chica, y la relación se terminó. Creo que esta experiencia me creó una inseguridad que arrastro hasta ahora. Llevo siete meses con un chico y me siento muy mal, soy muy celosa con él, desconfío de lo que me dice, he llegado a pedirle pruebas de que no ha quedado con otras chicas… Él trata de ser comprensivo conmigo, pero siento que le estoy haciendo daño y también a mi misma, ¿qué puedo hacer para ganar confianza? Gracias. Hola, en primer lugar queremos agradecerte que hayas decidido escribirnos para pedir ayuda, entendemos lo difícil que debe ser sentirte como describes y refleja mucha fortaleza por tu parte tratar de buscar una solución. Tú misma nos dices que sientes que estás haciendo daño a tu pareja y también a ti misma; identificar este dolor es un primer paso que ya has dado para sentirte mejor. Por lo que nos cuentas, el chico con el que saliste cuatro años criticaba tu forma de hacer las cosas y también tu aspecto físico, ¿cómo te sentías cuando lo hacía?, ¿recuerdas algún otro momento en que te sintieras de una forma parecida? Las personas nos formamos una idea de nosotras mismas en función de cómo nos ven los demás, de quienes somos para el otro;... leer más

Toma de decisiones

A lo largo de la vida vamos a tomar muchas decisiones, algunas son más importantes y otras afectarán menos a nuestro día a día. Muchas personas cuando se enfrentan a una toma de decisiones quisieran ser capaces de prever el futuro, las consecuencias de elegir uno u otro camino. Sin embargo, es probable que ni siquiera conociendo qué nos depara cada opción pudiéramos elegir teniendo todas las certezas y esto es porque no sabemos qué va a necesitar, querer, desear nuestro “yo” del futuro. Cada persona es un ser singular con su biografía, sus sensaciones, su manera de afrontar la vida, sus formas de comunicarse y relacionarse y sus ideas sobre sí misma. Abordar un proceso de toma de decisiones sin conocernos significa perder una valiosa información. Por este motivo, la mejor manera de poder tomar buenas decisiones es conociéndonos mejor a nosotros mismos: qué nos suele hacer sentir bien, qué necesitamos, qué cosas nos hacen daño… Te planteamos algunas preguntas que te pueden ayudar en el proceso de toma de decisiones, tómate tu tiempo para pensar en cada una de ellas: ¿Cómo te sientes en este momento?, ¿cómo puede afectar tu estado a tu toma de decisión? Tomar conciencia de cómo estás te conecta con tus emociones y te permite analizar si es un buen momento o si necesitas algo distinto para poder hacerlo. ¿Qué cosas te han hecho sentir bien hasta este momento?, ¿se relacionan de alguna manera con las opciones que te planteas? Nuestras vivencias son una fuente de información muy amplia sobre nosotros mismos, saber qué cosas nos hicieron sentir bien en el pasado, nos... leer más

“No entiendo por qué me cuesta tener pareja…”

Buenas tardes, soy una mujer muy extrovertida, me encanta relacionarme con la gente. He viajado mucho sola y en todos los lugares donde he estado siempre he conocido personas con las que mantengo contacto, incluso una amistad. Considero que tengo una red social muy amplia, sin embargo no entiendo por qué me cuesta tener pareja. He estado con varias personas pero la relación nunca dura más de unos meses, suele ocurrir que me voy distanciando hasta que la relación termina. No llego a comprender por qué tengo tanta facilidad para relacionarme socialmente y no para tener una pareja estable. Gracias por su tiempo. Hola, por lo que nos dices tienes facilidad para relacionarte y mantener vínculos con las personas, sin embargo esto no te ocurre cuando se trata de una relación de pareja. Vemos en tu palabras un deseo de tener una relación de pareja, sin embargo, parece que cuando las has tenido ha habido por tu parte alguna resistencia a mantenerlas, sería bueno pensar en este deseo ambivalente. Cada persona, en función de sus vivencias, va construyendo una idea de lo que significa estar en una relación; para algunas personas implica cercanía emocional y física, compañía, afecto, y para otras supone una pérdida de autonomía, riesgo de caer en una situación de dependencia, es decir, la idea de la pareja y las expectativas sobre este modelo de relación son subjetivas. Este significado subjetivo que le damos influye en nuestra forma de relacionarnos. Dices que cuando estás con alguien un tiempo te vas distanciando, puedes plantearte una pregunta ¿cómo te has sentido cuando has estado en una relación de... leer más

Los 4 estilos de apego

El apego es un vínculo emocional intenso que nos proporciona seguridad para desarrollarnos y sentirnos bien con nosotros mismos y en las relaciones interpersonales, por lo que podemos decir que se trata de una necesidad básica. Los primeros vínculos que tenemos en nuestra infancia, que a menudo se dan entre madres y padres e hijos/as, son especialmente importantes para configurar el estilo de apego, que influirá en cómo nos posicionamos ante las relaciones a lo largo de nuestra vida, con nuestra pareja, amigos, familia… A través de los lazos con nuestras figuras de apego, vamos interiorizando la sensación de sentirnos seguros, aprendiendo qué podemos esperar del contacto con los otros y construyendo la imagen que tenemos de nosotros mismos, por lo que es un elemento clave para nuestra autoestima. Existen cuatro estilos de apego, que dependen de la respuesta que se dio más habitualmente a nuestras necesidades cuando éramos niños/as: Apego seguro: Se desarrolla cuando vivimos cómo nuestras necesidades son atendidas por las personas que nos quieren. Si cuando un niño o niña llora porque tiene hambre o se encuentra molesto recibe la atención y consuelo de sus cuidadores, va aprendiendo que su malestar puede ser calmado. Con el tiempo irá desarrollando esta capacidad de aliviar su malestar y regularse emocionalmente sin necesidad de que estén presentes sus figuras de apego, ya que contará con una representación de las mismas que puede evocar. Este estilo de apego favorece una buena autoestima que le permitirá explorar el mundo con sensación de seguridad en sí mismo. Apego ansioso-ambivalente: Este estilo es el que desarrollamos cuando sentimos que nuestras necesidades son atendidas... leer más

“Sin ganas de hacer nada ni ver a nadie…”

Hola, hace tiempo que pensé en escribir pero no me animaba a hacerlo. Siempre he sido una chica melancólica, me cuesta estar feliz pero antes tenía malos y buenos momentos, desde hace unos meses estoy casi siempre triste, sin ganas de hacer nada ni ver a nadie, paso mucho tiempo sola porque tengo hobbies solitarios y disfruto con ellos, pero ahora es distinto porque es lo único que me apetece hacer. Por mi forma de ser nunca he tenido muchos amigos, no me he relacionado demasiado, pero ahora cada cosa que tengo que hacer, como ir a clase o visitar a mi familia, me cuesta mucho, y me da miedo que no se me pase nunca. Hola, por lo que nos dices esta sensación de tristeza te ocurre desde hace unos meses, ¿ha coincidido con algún cambio en tu vida? Hay momentos en los que las personas podemos necesitar estar más tiempo con nosotras mismas; sin embargo, parece que en tu caso te preocupa que no sea solo una etapa, puede que haya algún malestar que se está expresando de esta forma y sería bueno identificarlo y abordarlo. Dices que siempre has preferido hacer actividades en soledad y que nunca has tenido muchas relaciones sociales, sin embargo en este momento hay algo que es distinto a como lo estabas viviendo hasta ahora. Nos surge una pregunta, ¿cómo te sientes cuando estás con otras personas? Puedes plantearte si es posible que hayas incorporado la idea de que cuando te sientes mal, tú misma debes encontrar alivio ya que éste no va a proceder de relacionarte con los otros. Has dado... leer más

Mecanismos de defensa

Los mecanismos de defensa son formas automáticas e inconscientes que utilizamos para protegernos ante algo que nos genera una angustia intensa. Existen diferentes mecanismos, veamos algunos de los más habituales: Represión: La represión es una estrategia de nuestra mente que nos permite ocultar de la conciencia aquellas ideas, experiencias o deseos que nos provocarían angustia. Cuando alguien vive una mala experiencia, es posible que ese recuerdo o algunas partes del mismo se repriman para evitar el malestar que generan. Desplazamiento: Este mecanismo consiste en centrarnos en una cuestión concreta que nos permite no atender aquello que vivimos como realmente grave y nos genera una angustia más intensa. Podemos verla cuando alguien está preocupado/a por un examen importante y en los días previos desplaza su angustia hacia el control de otra cosa, por ejemplo comprobando varias veces que no se olvida nada al salir de casa. Negación: Hablamos de negación cuando a pesar de ser conscientes de algo, nos esforzamos en comportarnos como si no lo supiéramos o mediante el lenguaje lo negamos. Esta estrategia puede aparecer cuando nos dan una mala noticia y respondemos con la idea de “no puede ser cierto”. Regresión: La regresión es una defensa que aparece cuando actuamos de una forma que se corresponde con una edad menor a la nuestra o un momento del desarrollo que ya hemos vivido. Podemos verla cuando alguien se comporta de una manera infantil ante figuras de autoridad para evitar el temor que les supone cuestionarlas. Racionalización: La racionalización aparece cuando necesitamos justificar una motivación inconsciente y empleamos un argumento lógico para no exponernos a esa motivación que nos genera... leer más

“Problemas digestivos por estrés…”

Buenas tardes, escribo porque llevo ocho meses teniendo muchos problemas digestivos. Me han hecho varias pruebas y finalmente me dicen que no tengo nada físico y que probablemente sea por estrés. No sé cómo ponerle remedio a estos problemas que no me dejan hacer una vida normal, porque yo no me noto estresada. Siempre he sido tranquila, rara vez pierdo los nervios y aunque esté nerviosa lo controlo. No entiendo qué relación puede tener con el estrés y si es posible que esté tan nerviosa sin notarlo. Gracias. Hola, por lo que nos cuentas parece que tus problemas digestivos pueden ser la forma en que tu cuerpo está expresando un malestar psicológico. El estrés conlleva una serie de cambios en nuestro cuerpo que pueden manifestarse con tensión muscular, molestias digestivas y otros síntomas orgánicos. Sería positivo analizar cuál es el origen de este estrés y si hay otros conflictos internos que puedan estar detrás de tus molestias, ¿lo relacionas con algún cambio en tu vida? Nos dices que no tienes la sensación de estar estresada, y nos surge una pregunta ¿cómo sueles experimentar tus emociones?, ¿piensas que te cuesta reconocerlas? Algunas personas tienen ciertas dificultades para identificar y expresar sus estados internos, por lo que lo hacen a través de síntomas orgánicos que llamamos somatizaciones. Puedes plantearte, si tu médico te ha confirmado que no hay ninguna causa física para tus molestias, que quizá el origen de tu problema sea este que te comentamos. Para aliviar los problemas digestivos sería bueno que trataras en una psicoterapia las cuestiones más profundas que te planteamos y que pueden estar en la... leer más

Pérdidas y proceso de duelo

El duelo es el proceso que vivimos cuando perdemos a alguien o algo que era importante para nosotros/as. La vivencia de la pérdida es subjetiva y depende de sus experiencias previas, el significado de aquello que ha perdido, cómo ha visto y ha aprendido a expresar el dolor, entre otros motivos. Tal como plantea Worden, existen distintas etapas o fases por las que necesitamos transitar cuando sufrimos una pérdida y que forman parte de la elaboración del duelo. Aceptar la realidad de la pérdida. Es habitual que ante el dolor que sentimos se ponga en marcha el mecanismo de defensa de la negación, que nos permite protegernos de lo que nos resulta muy impactante a nivel emocional. Esta negación se puede expresar de distintas maneras. Hay personas que dicen cuando ha fallecido alguien cercano que aunque saben que la persona ha muerto, no pueden conectar a nivel emocional con esa idea, se encuentran fríos/as, como si no les afectara. Otras, pueden explicitar que sienten como si fueran a encontrarse con él o ella al volver a casa, aunque saben a un nivel racional que no va a ocurrir. En las que llamamos pérdidas ambiguas, como por ejemplo las separaciones en pareja o la migración a otro lugar de residencia, podemos ver esta negación en algunos casos en los que nos aferramos a la idea de que la pérdida va a ser reversible. Este mecanismo de nuestra mente nos ayuda a mitigar el impacto que nos produce lo que estamos viviendo, por eso es importante respetar el ritmo en el que la persona lo está viviendo, como parte del proceso... leer más

“Siento que no me escucha…”

Quería consultar un problema de pareja. Mi novio y yo llevamos juntos quince años, y vivimos juntos desde hace dos. Desde que empezamos a convivir tengo la sensación de que somos personas distintas, ya apenas hablamos y cuando lo hacemos siento que no me escucha. Antes nos llevábamos muy bien, compartíamos muchísimos planes y era raro que discutiéramos. Hace tres años empezamos a sentir que necesitábamos un cambio en la relación que nos volviera a ilusionar y decidimos vivir juntos. Pero desde entonces las cosas han ido a peor, a veces es como si fuéramos compañeros de piso, no siento que pueda hablar con él de nada, siempre está trabajando o con sus amigos, y cuando estamos juntos terminamos hablando de cosas de la casa. Se lo he dicho pero me contesta que es normal y que es una etapa. No sé si estoy exagerando pero echo de menos cuando teníamos más cosas que compartir. Me parece que nos estamos distanciando y que él no lo quiere ver. Hola, cuando una pareja decide convivir es habitual que se produzcan cambios en la relación y que haya algunos aspectos que se modifiquen. Sin embargo, por lo que nos cuentas, parece que la decisión de vivir juntos estuvo motivada porque necesitabais un cambio que os volviera a ilusionar, por lo que puede ser que antes de que decidierais vivir juntos hubiera algún tema en la relación pendiente de abordar. Sería interesante pensar sobre esto para entender qué os ha traído hasta el momento actual que nos cuentas. Nos dices que estás viviendo un distanciamiento de tu pareja y que echas de... leer más

¿Y si voy al psicólogo…?

A lo largo de la vida, las personas nos ilusionamos, nos decepcionamos, tomamos decisiones importantes, sufrimos pérdidas… Todas estas vivencias son normales y en muchos casos tenemos recursos para afrontarlas. Sin embargo, hay momentos en que podemos sentir que una situación nos desborda, nos provoca un intenso malestar, que hay algo en nuestra forma de relacionarnos con las demás personas o con nosotros mismos que no termina de funcionar como nos gustaría. Es en estas ocasiones cuando podemos pensar, ¿y si voy al psicólogo? A menudo nos encontramos con personas que han dedicado un tiempo a plantearse esta opción y sin embargo les cuesta tomar la decisión de empezar una psicoterapia. Es normal que surjan muchas dudas, ¿realmente lo necesito?, ¿podría superarlo solo/a?, ¿qué ocurrirá en las sesiones?, ¿perderé el control de mi vida y terminaré haciendo lo que la/el psicóloga/o me diga? Hemos decidido escribir este post para poner algo de luz sobre estas preguntas. Lo primero que hay que tener en cuenta es que empezar una psicoterapia es una decisión muy personal. No es buena idea otros la tomen por ti, porque para que podamos evolucionar en ella es muy importante estar comprometidos con lo que hacemos, tener un verdadero deseo de cambiar y sentir que es algo que hemos elegido. Ir al psicólogo/a, durante mucho tiempo ha tenido ciertas connotaciones negativas que pueden ser la raíz esta duda sobre si realmente lo necesitamos. Parece como si ir a una terapia fuera la última de las opciones cuando todo ha fallado y la situación es insostenible. Tal vez si en vez de plantearnos esta pregunta, que esconde... leer más

“Me cuesta mucho ponerme a estudiar…”

Hola, quería consultar que me cuesta mucho ponerme a estudiar. Ahora estoy en la universidad y me está costando sacarme las asignaturas, cuando empiezo un cuatrimestre intento tener fuerza de voluntad y estudiar cada día un poco, pero después siempre lo dejo para el día de antes de cada examen, y me siento muy culpable. Mis amigos tampoco suelen estudiar cada día, pero en época de exámenes empiezan antes. Yo lo intento, me planifico el tiempo de estudiar, voy a la biblioteca, pero en vez de estudiar me pongo a pensar en mis cosas o a leer algo que me guste. Solo el último día, cuando ya sé que es casi imposible que apruebe, estudio todo lo que puedo. ¿Puede ser por algo psicológico? Gracias Hola, por lo que nos cuentas vemos cierta ambivalencia en tu deseo de aprobar las asignaturas. Por un lado, dices que intentas planificarte para estudiar y aprobar, y por otro tú mismo nos dices que estudias cuando ya sabes que es casi imposible que apruebes. Sería bueno pensar sobre este deseo de aprobar y no aprobar ambivalente. Nos preguntamos si esto te ha ocurrido en otros momentos de tu vida, en los que hayas tenido algún objetivo que conseguir. ¿Cómo te sientes en estos momentos? Algunas personas pueden sentir miedo cuando se enfrentan a sus objetivos porque no sienten que les esté permitido no lograr su meta, ya que han internalizado el mandato de que deben tener éxito en lo que hagan.  Una manera de resolver ese temor es evitar implicarse en la tarea que genera miedo, de ese modo, no se exponen a... leer más

Fobias y miedos

Una de las consultas que solemos recibir en nuestro consultorio tiene que ver con la sensación de temor o fobias ante diferentes objetos y situaciones. Son habituales el miedo a volar, a determinados animales, a espacios abiertos (agorafobia) o cerrados (claustrofobia). Desde la psicología se ha abordado este síntoma de diferentes maneras, en los manuales diagnósticos se suele encajar bajo las etiquetas de ataque de pánico, trastorno de ansiedad específica o generalizada. Estas experiencias subjetivas suelen expresarse como sensaciones corporales de taquicardia, respiración acelerada o tensión muscular, pensamientos relacionados con estar en peligro o que algo malo va a suceder y emociones de miedo y angustia. Cuando trabajamos con personas que sufren este tipo de temores encontramos que suelen tener un nivel de alerta elevado y una sensación de peligro. Puede ocurrir que hayan tenido una experiencia traumática relacionada con el objeto que temen, y otras veces no tienen por qué recordar ningún evento que desencadene ese miedo de forma directa. Es frecuente que sean personas que no pudieron interiorizar en su infancia o adolescencia, etapas en las que somos especialmente vulnerables, la sensación de protección de figuras de apego importantes. Esto provoca que se enfrenten a la realidad con la narrativa de que existen situaciones que pueden resultar atemorizantes y que ese miedo no se puede manejar ni calmar, colocándoles ante el día a día en una posición de indefensión con la que es difícil convivir. Para lograr una mejoría de estos síntomas es importante que las personas encuentren en la terapia un espacio donde expresar sus temores con libertad y sentir que su terapeuta los recoge y... leer más

“Vencer esta timidez…”

Buenos días, me gustaría consultar por un problema de ansiedad que tengo. Cuando estoy en grupos con gente desconocida me pongo muy nervioso, me sudan las manos y me tiembla la voz si intento hablar. Siempre he sido tímido, pero antes esto me ocurría menos porque siempre me relacionaba con mi grupo de amigos de toda la vida, y con ellos no tengo ningún problema, desde que entré en la universidad me cuesta mucho relacionarme con gente nueva y termino aislándome. Me gustaría que me dieran algún consejo para vencer esta timidez. Gracias. Hola, te agradecemos que nos hayas escrito.  Por lo  que nos cuentas tus problemas aparecen cuando estás con personas que conoces poco, ¿cómo te sientes en esas situaciones? Puede ser que tengas un temor a que las demás personas te evalúen de manera negativa, y esta sensación de sentirte juzgado te produzca la ansiedad que describes. Sería bueno pensar por qué sientes que en las relaciones con los demás te van a ver como alguien inadecuado. A veces, las personas tenemos ideas negativas sobre nosotras mismas que nos hacen sufrir y que suelen proceder de las experiencias que hemos tenido en nuestra infancia y adolescencia, que nos hacen internalizar una imagen determinada de nosotros mismos. Para aliviar el malestar que nos producen esas ideas, podemos proyectarlas en los demás, pensando que son ellos quienes nos ven de esa forma. Esta dinámica alimenta la ansiedad que sentimos ante la mirada de los otros y dificulta que disfrutemos de las relaciones. Te animamos a que te plantees si te puede estar ocurriendo esto, acompañado de un profesional en... leer más

“¿Tengo un problema con el compromiso…?”

Buenas tardes, quería consultar si piensan que necesitaría ir a un psicólogo. Hace un año conocí a un compañero en mi empresa, nos llevábamos muy bien y a los tres meses empezamos a vernos fuera de la oficina, aunque yo no consideraba que fuéramos pareja. Estuvimos así dos meses más, y después yo me empecé a agobiar. Esto me pasa habitualmente en las relaciones, al principio estoy ilusionada pero a los meses, cuando veo que las cosas pueden ser más serias, me agobio y dejo de querer verles. Desde que dejé de quedar con él empezó a estar muy pesado conmigo, venía a todas horas a mi puesto de trabajo a interrumpirme, salía a la vez que yo, incluso algún fin de semana al llegar a mi casa después de salir estaba esperándome en mi puerta para pedirme explicaciones de por qué no quiero verle. Me dice que si estábamos tan bien juntos no entiende por qué le dejo, y que tengo un problema en las relaciones que debería consultar. Todo esto me ha hecho pensar si quizá tengo algún problema con el compromiso y debería ir a terapia. Gracias, un saludo. Hola, por lo que nos cuentas durante un tiempo disfrutabas quedando con tu compañero y después dejaste de querer hacerlo. Es importante que tengas presente que tienes derecho a querer dejar de verle y él debe respetar tu decisión. Por otro lado, nos comentas que habitualmente te sientes agobiada cuando ves que las relaciones pueden ser serias, ¿qué significa para ti que la relación sea más seria? Algunas personas interiorizan la idea de que pueden ser abandonadas ante los... leer más

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad es una respuesta de nuestro organismo ante situaciones que interpretamos como amenazantes, nos ayuda a estar alerta y nos predispone a la huida o a la lucha. Esta adaptación defensiva nos ha servido tanto para enfrentar una situación peligrosa, como que un objeto grande nos fuera a caer encima o alguien nos fuera a atacar, como para abordar un examen o un trabajo nuevo. La experiencia de la ansiedad viene acompañada de una serie de cambios fisiológicos que van dirigidos a cumplir esta función de respuesta ante un evento amenazante. Produce vasodilatación, aumento de la frecuencia cardíaca, respiración más rápida que nos proporciona más oxígeno, entre otros. De esta manera, nuestro organismo está más preparado para actuar, nuestros músculos y nuestro cerebro funcionan a pleno rendimiento. Sin embargo, cuando esta activación se mantiene en el tiempo, sobrepasa el nivel óptimo o aparece en situaciones que no tienen por qué ser amenazantes, puede suponernos un problema. Cada persona experimenta la ansiedad de una forma distinta, siendo los síntomas más habituales los ataques de pánico, sensación de opresión en el pecho o de que nos falta el aire, sudoración, irritabilidad, insomnio, falta de concentración, cansancio físico y mental, tensión muscular, etc. Las personas podemos ir aprendiendo a lo largo de nuestra vida, y en especial de nuestros primeros años, qué situaciones son peligrosas, a través de lo que nos transmiten nuestras figuras primarias, es decir, aquellas que nos cuidan y protegen. Así mismo y en base a esto, vamos asumiendo discursos y generando una idea de nosotros mismos ante el día a día cotidiano, interpretándolo, en algunos casos, desde... leer más

“Estoy preocupada por mi salud…”

Hola, quería consultar porque estoy preocupada por mi salud. Hace un año empezó a interesarme mucho la nutrición y la salud, leía mucho sobre tipos de alimentos y dietas y empecé a comer mejor. Dejé de comer cosas insanas o con muchas calorías y a hacer más ejercicio, me hice un menú semanal y un plan de ejercicio para mantener mi cuerpo bien. Al principio noté que me sentía mucho mejor, coincidió con una etapa de mucho estrés en mi trabajo y cuidarme más me sentó bien. Pero hace unos meses que cuando me salto uno de los menús o no hago ejercicio me siento muy culpable así que intento compensarlo. Si un día como algo insano no como nada más en el resto del día, o si no hago mis ejercicios al día siguiente entreno el doble de tiempo. Me está empezando a preocupar estar obsesionada con mi salud, ¿creen que puede ser un problema? Gracias. Hola, queremos empezar diciéndote que cuidar de tu salud alimentándote bien y haciendo ejercicio es algo muy positivo. Sin embargo, por lo que nos cuentas parece que se ha convertido en una rutina rígida que cuando no logras cumplir te genera culpa y te hace sentir la necesidad de hacer algún tipo de compensación. Nos preguntamos si puede ser que estos comportamientos de compensación sean un castigo que te aplicas cuando no logras alcanzar el objetivo que te has marcado; en este sentido sí pueden ser un problema. Nos cuentas que el cambio en tus hábitos coincidió con un momento de estrés en tu trabajo. Algunas veces cuando sentimos que algo nos... leer más

“Tengo problemas para dormir…”

Buenos días, escribo porque llevo dos meses con problemas para dormir. Intento irme a la cama temprano porque suelo estar agotado pero no me quedo dormido, doy vueltas en la cama, se me vienen a la cabeza preocupaciones y después de varias horas termino levantándome. Luego durante el día estoy muy cansado y no consigo concentrarme, está afectándome incluso en mi trabajo. He probado varias cosas que he leído, como no mirar pantallas dos horas antes de ir a dormir, leer un rato antes de acostarme, pero nada me ha funcionado. Gracias por su atención. Hola, por lo que nos cuentas has intentado varias estrategias para conciliar el sueño que no han funcionado, por lo que nos planteamos que quizá sea el momento de explorar qué hay detrás de esta dificultad para dormir. Nos dices que te ocurre desde hace dos meses, ¿lo relacionas con algún suceso o cambio en tu vida? El insomnio puede ser un síntoma de que hay alguna angustia que necesitas atender. Tú mismo nos hablas de que en el momento de dormir se te vienen a la cabeza preocupaciones. En el día a día a menudo tenemos estímulos que nos alejan de los pensamientos y preocupaciones que tenemos, pero en el momento de ir a dormir, esta estimulación desaparece y es cuando todas aquellas cosas que nos angustian vienen a nuestra mente. Sería bueno dedicarle un tiempo a analizar estas preocupaciones para que dejen de interferir en tu descanso. Un... leer más

“Me cuesta relacionarme, suelo pensar que me juzgan…”

He decidido consultar porque no soporto más lo que me ocurre. Soy una chica muy insegura y me cuesta relacionarme, cuando estoy con otras personas suelo pensar que me juzgan, que están pensando que estoy gorda, que digo tonterías… Por este motivo evito hablar y cada vez me siento más aislada. Ahora tengo 19 años pero esto me ocurre desde siempre. Espero que me puedan ayudar. Un saludo. Hola, te agradecemos que nos hayas escrito, por lo que nos cuentas has llegado a un punto en el que no quieres seguir soportando lo que te ocurre y has dado un importante paso para solucionarlo decidiendo consultar. El hecho de que lo hayas hecho refleja la fortaleza que tienes para buscar sentirte mejor. Por lo que nos dices, parece que te sientes juzgada de manera negativa cuando te relacionas con otras personas, imaginamos lo doloroso que debe ser y cuánto te estará dificultando relacionarte. Al leerte nos preguntamos ¿puede ser que tú misma pienses alguna de estas cosas sobre ti? A veces, podemos colocar en los demás ideas que tenemos sobre nosotros mismos que no aceptamos y que nos generan mucho malestar, como una forma de defendernos de esos pensamientos que nos hacen daño. Es lo que solemos llamar proyección. Sería bueno que te plantearas si te puede estar ocurriendo esto. Pensamos que una psicoterapia te podría ayudar a analizar las ideas que tienes sobre ti misma y a encontrar la forma de sentirte mejor. Un... leer más

Depresión: algunas claves para comprenderla

La depresión es uno de los síntomas que más nos encontramos en las consultas psicológicas. Cuando hablamos de ella nos referimos a un estado que afecta al plano emocional, cognitivo y conductual. Cada persona tiene una forma particular de vivir la depresión, que depende de cómo ha aprendido a expresar sus emociones, los valores que ha interiorizado en su entorno social, su propia identidad, entre otros factores. Es habitual sentir una sensación de tristeza, apatía e irascibilidad. Además, vienen acompañadas de una disminución de la capacidad de disfrutar, puede aparecer cansancio físico, pérdida del apetito, dificultades para concentrarse… Los pensamientos de una persona en un estado depresivo suelen estar teñidos de negatividad, no tanto porque se vean las cosas de forma distorsionada, sino porque el foco está colocado en los aspectos negativos, minimizando los elementos positivos que nos ayudan a mirar de una manera más optimista. Hay una metáfora que podemos usar para entender esta percepción distinta del mundo. Una persona con depresión es alguien que atraviesa un momento en el que necesita, por diversos motivos, utilizar unas gafas de sol oscuras. Estas gafas filtran la luz que le permitía ver las cosas con mayor luminosidad. Si hacemos intentos por quitar esas gafas sin llegar a comprender para qué las necesitamos, solo logramos deslumbrarnos. Suele ser una etapa en la que se busca estar recogido con uno mismo y obtener el consuelo y apoyo de aquellas personas que sentimos más cercanas. A pesar de que es un momento doloroso, difícil de transitar, también puede ayudar a reparar heridas psicológicas o emocionales que necesitan ser atendidas. Es positivo explorar cual... leer más

“Relación a distancia, está siendo peor de lo que creía…”

Hola, estoy atravesando una mala etapa y he pensado que me podría ayudar consultar. A mi pareja le ofrecieron un contrato de trabajo de un año en el extranjero. Estuvimos pensándolo y decidimos que debía aceptarlo, es una buena oportunidad profesional para él y sería estar solo un año separados. La cuestión es que llevamos cuatro meses de relación a distancia y está siendo peor de lo que creía. Al principio todo iba bien, hablábamos todos los días y me organizaba mis horarios para poder coincidir con él, pero poco a poco nos hemos ido alejando. Siento que cada vez tenemos menos cosas de las que hablar, a veces me apetece más quedar con mis amigos que esperar a que podamos coincidir, entonces me siento muy culpable. A pesar de que hablemos, me sigo sintiendo sola. No sé si debería hablarlo con él, temo que le duela y la relación se termine. Hola, entendemos lo difícil que debe estar siendo cuidar tu relación de pareja en la distancia. Por lo que nos cuentas parece que tus necesidades son distintas a las que tenías en las primeras semanas desde que se marchó. Al inicio, necesitasteis encontrar la manera de vincularos en la distancia, hablando por teléfono a diario. Así, construisteis una forma diferente de estar en pareja a la que teníais cuando vivíais en el mismo lugar. Ahora, sin embargo, parece que es importante para ti quedar con tus amigos y esto significa estar menos disponible para acercarte a tu pareja. Nos cuentas que esto te hace sentir culpable y que temes que hablarlo con él haga que la relación... leer más

“Nunca me había imaginado la vida sin él…”

Hola, os escribo porque hace dos semanas que me separé de mi novio y lo estoy pasando fatal. No consigo parar de llorar, he tenido que pedir una baja en el trabajo por lo mal que me siento. Llevábamos juntos diez años y nunca me había imaginado la vida sin él. Me siento tonta por cómo me está afectando, sé que hay cosas mucho peores que esta, pero la verdad es que no veo la manera de salir adelante. He pensado ir a un psicólogo, aunque no sé si esto es un problema puntual que se me pasará con el tiempo. Gracias. Hola María, las separaciones pueden ser algo muy doloroso y por lo que nos cuentas nos podemos imaginar la angustia y tristeza que estás sintiendo en este momento. Cada persona y cada relación son diferentes y por tanto también lo es el proceso de duelo cuando la relación se termina. Vemos mucha fortaleza en la decisión que has tomado de escribirnos y pedir ayuda ante una situación que sientes que te hace sufrir. Entendemos que tu expareja era una persona muy importante para ti, tu misma nos dices que es alguien sin quien no te habías imaginado nunca tu futuro. Ahora que comienza para ti una vida en la que él no estará presente de la misma forma, es normal que te esté afectando de la forma que describes. Sería interesante pensar en qué sientes que has perdido al terminar la relación y analizar cómo era vuestro vínculo. Como nos dices, es posible que cuando vaya pasando el tiempo experimentes alivio, sin embargo pensamos que sería bueno... leer más

“Siento que he cambiado…”

Hola, quisiera hacer una consulta. Hace tiempo que siento que he cambiado, me cuesta mucho encontrar el momento de llamar para interesarme por otras personas, hacer regalos y estar pendiente de sus cosas. Antes sabía qué médico tenia cada persona, los cumpleaños, tenía regalos preparados, fiestas…pero ahora se me olvidan a menudo. También estoy formándome en algo que me gusta y me cuesta mucho estudiar, no consigo estar concentrada en lo que leo, no sé bien qué me pasa ni qué hacer, me hace sentir mal pero no puedo evitarlo. Hola, por lo que nos dices parece que antes las demás personas ocupaban un gran espacio en tu pensamiento y que ahora esto es diferente. ¿Relacionas ese cambio con algo?, ¿hay otras cosas que ocupan ahora tu mente? Puede ser que estés en un momento en el que hay algo que te urge más atender y hace que el cuidado de los demás haya pasado a un segundo plano. Por tus palabras vemos que es importante para ti estar atenta a los otros y vives como algo negativo no estar pendiente de sus cosas, ¿cómo te sientes cuando tomas conciencia de que has olvidado una fecha importante para otra persona? Puede ser que interpretes esto como haber fallado y que sea algo que no está permitido para ti. Pensamos que puede serte útil plantearte de dónde surge el deseo de estar para los demás. A veces, puede ocurrir que tratemos de darnos a los otros por temor a que nos abandonen; de esta manera podemos tener cierta sensación de que controlamos que esto no ocurra. También puede ser que... leer más

“Me siento muy mal…”

Hola, escribo porque llevo un tiempo muy mal y ya no sé qué hacer. Me siento desganada, no tengo ilusión por nada, cualquier cosa hace que me ponga a llorar, incluso sin ningún motivo, de repente siento un nudo en la garganta y rompo a llorar. He perdido el interés por las cosas, todo me da igual, lo único que quiero es estar tumbada en la cama y que nadie me moleste. Nunca me apetece arreglarme, ni siquiera ducharme, y no tengo apetito, he perdido 5 kg en los últimos tres meses. Mi madre está muy preocupada por mí y me ha pedido que os escriba para intentar buscar una solución, aunque no sé si la tiene. No sé cómo he podido terminar así, antes era una persona con mucha vitalidad, me gustaba mucho viajar, hacer deporte y tenía bastantes amigas. He ido perdiendo contacto con ellas porque han ido formando sus familias y ya apenas nos vemos. Yo nunca he querido tener pareja e hijos, pero siento que me estoy quedando sola y no sé cómo salir de este agujero. Gracias. Hola, te agradecemos el esfuerzo que has hecho escribiéndonos para pedir ayuda, es un buen síntoma de la fuerza que tienes para seguir adelante. Nos podemos imaginar lo difícil que está siendo sentir que te inundan tantas emociones negativas,  ¿estás pudiendo compartirlas con alguien? Recibir la atención y apoyo de las personas que están dispuestas a escucharte y compartir tu malestar, puede ser muy reconfortante. Hablas de que antes tenías mucha vitalidad y cosas en tu vida que te gustaban, ¿has pensado en qué ha cambiado para... leer más

“Mareos como síntoma psicosomático…”

Buenos días, hace un año y medio comencé a tener mareos, me han hecho todo tipo de pruebas y han descartado que sea un problema médico, me han dicho que probablemente tengan una causa psicológica. Yo me encuentro bien de ánimo, no tengo ningún problema grave, salvo las cosas habituales de la vida, y no entiendo por qué me puede estar pasando esto. He pensado que quizá pueda tener que ver con el estrés, por mi trabajo tengo que viajar mucho y paso días fuera de mi casa. Ahora que mis padres se están haciendo mayores y empiezan a necesitar que les atienda, me está costando compaginar cuidar de ellos con mi trabajo, y a menudo siento que no llego a todo y no tengo tiempo para mí. No sé si esto puede influir en los mareos. Espero que me puedan ayudar, muchas gracias. Buenos días, nuestro cuerpo a veces puede manifestar a nivel físico, con mareos u otros síntomas, un malestar psicológico que sentimos, cuando no encontramos la manera de expresarlo de otra forma. Es un aviso de que hay algo que tenemos que atender, y por lo que nos cuentas parece que te puede estar ocurriendo esto. Como bien dices, el estrés que estás sufriendo podría estar relacionado con tus mareos, pero es importante que analices si hay otros factores, que pueden ser inconscientes, detrás de este síntoma. Nos cuentas que tus padres se están haciendo mayores y necesitan que les atiendas, ¿te ves preparada para hacerlo? ¿sientes que es tu responsabilidad? ¿cómo te sientes con ello? Los padres son para muchas personas importantes figuras de protección,... leer más

“Ha sido un palo muy duro…”

Buenas tardes, me llamo Elena y tengo 23 años. Estoy pasando por una mala etapa y no sé si necesitaría ayuda para superarla, o si es normal que esté mal. Hace dos meses diagnosticaron a mi padre un cáncer, al principio él no quería tratarse pero mi madre y yo le convencimos para que se diera quimioterapia. De momento estamos esperando para ver si reacciona bien al tratamiento y le pueden operar. Yo siempre he sido una persona muy fuerte, pero creo que esto me está superando. Hay días que estoy bien, voy a trabajar, hago planes con amigas…, pero otros me hundo y no puedo parar de llorar, no quiero ver a nadie y no me apetece nada, solo estar sola en mi habitación. No me está gustando nada la actitud de mi padre, actúa como si no le pasara nada, no asume que tiene cáncer, y mi madre está sufriendo mucho porque tenemos que estar controlando que se cuide y convenciéndole de que luche por superarlo. Esto ha sido un palo muy duro y no sé si hay algo que pueda hacer para estar mejor. Gracias. Hola Elena, lo que estás viviendo es algo muy doloroso. Entendemos lo duro que debe estar siendo y podemos imaginar cuántas emociones sientes en este momento. En tus palabras podemos leer tristeza por la enfermedad de tu padre, enfado por que no se cuida como te gustaría, miedo a que no mejore… Todas ellas son normales y no por ello es fácil experimentarlas, por eso nos alegramos mucho de que hayas decidido escribirnos y compartir cómo estás, es una buena manera... leer más

“Tengo mucha ansiedad…”

Hola, os escribo porque llevo un tiempo pasándolo muy mal por la ansiedad que tengo. Siempre he sido un chico nervioso, pero últimamente esto ha ido a más. Desde que me despierto me paso el día muy acelerado, corriendo a todas partes, no soy capaz de llegar a todo, a menudo me dejo cosas importantes que tengo que llevar en casa… Y también me está costando bastante dormir por las noches, pienso todo el rato en las cosas que tendré que hacer al día siguiente y en si me habré olvidado de algo. Este curso está siendo muy duro para mí, estoy en cuarto de carrera y la exigencia está siendo más alta. Además, estoy estudiando inglés y alemán y trabajo dando clases particulares de matemáticas. Antes podía con todo, siempre he sido una persona activa y me ha gustado hacer muchas cosas, y no entiendo por qué este año está siendo diferente. He pensado en dejar alguna de las clases, pero creo que serán necesarias para mi futuro y no quiero tirar la toalla ahora que queda tan poco para terminar el curso. Espero que me puedan ayudar. Gracias. Hola, por lo que nos cuentas estás atravesando un momento de mucha ansiedad, nos podemos imaginar lo difícil que debe estar siendo vivir con esa sensación de pasar el día acelerado. Nos cuentas que siempre te ha gustado hacer muchas cosas. Es interesante que te plantees qué puede haber detrás de ese deseo de estar siempre activo. Algunas personas encuentran en hacer muchas cosas una fuente de gratificación que les hace sentir valiosas, les da una imagen positiva de... leer más

“¿Le falta algo a nuestra relación de pareja…?”

Hola, soy una mujer de 33 años, mi pareja y yo llevamos ocho años juntos y nos estamos planteando tener hijos, pero yo tengo dudas. Él dice que quiere ser padre, que ya llevamos mucho tiempo juntos, convivimos desde hace cuatro años y las cosas van bien entre nosotros. Por eso le gustaría dar el paso de tener hijos y formar una familia. Pero yo pienso que ahora estamos bien, ambos dedicamos mucho tiempo a nuestras profesiones, nos encanta viajar, hacer planes con amigos…y temo que la paternidad acabe con todo esto. Yo no sé si en un tiempo querré tener hijos pero siento que ya somos una familia siendo dos, y me gusta nuestra vida. No creo que el hecho de no tener hijos signifique que le falta compromiso a nuestra relación. Él no lo entiende y se está planteando incluso que yo no tengo las cosas claras con él y por eso no quiero dar un paso más allá. Me da miedo que este conflicto acabe con nuestra relación, yo le quiero mucho y no quiero que las cosas cambien entre nosotros. Pero no quiero tomar una decisión tan importante por temor a que nuestra relación se termine. Gracias. Hola, por lo que nos cuentas estáis en un momento de poner en común qué proyecto futuro queréis ambos, tanto en la pareja como en lo personal. Entendemos que tener o no hijos es una decisión difícil de tomar y que entran varias cosas en juego en ella. Es importante que tengáis en cuenta que la decisión de ser padre y madre va más allá de la relación... leer más

“Me siento insegura y perdida con lo que hago…”

Buenos días, soy Tamara, Os escribo porque desde hace unos meses me siento bastante perdida. Desde que recuerdo me ha gustado mucho escribir y todo lo que tiene que ver con Humanidades. Hace dos años que terminé la carrera de filosofía y desde entonces he estado buscando cómo ganarme la vida con ella. Empecé a escribir algunos artículos en revistas digitales pequeñas, y desde hace seis meses estoy trabajando para una de ellas. La cuestión es que desde que tuve la obligación de escribir me cuesta muchísimo hacerlo. No me surgen ideas, no me identifico con lo que les mando y ya no estoy segura de que quiera seguir dedicándome a esto. De repente, siento una profunda inseguridad en mi misma, pienso si me equivoqué eligiendo estudiar filosofía, quizá no era lo que realmente quería, o a lo mejor es que mis expectativas no eran realistas. Mi familia me dice que me ven triste, perdida, dando bandazos. No entienden que ahora que me van las cosas bien yo tenga tantas dudas, y se enfadan cuando me escuchan hablar de que no sé si esto es lo que quiero. Me dicen que ya soy mayorcita como para tener claras las cosas, y yo no lo siento así. Espero que me puedan ayudar, muchas gracias. Hola Tamara, En tus palabras podemos ver tristeza y sobre todo mucha angustia, entendemos lo duro que debe estar siendo sentirte así. Parece que esas inseguridades han aparecido desde que estás trabajando para una revista, ¿qué cosas eran diferentes cuando escribías sin sentir esa obligación? Puedes plantearte qué significa para ti el hecho de que escribir... leer más

Siento que no soy suficiente para los demás…

Buenas tardes, escribo porque no se qué me pasa con los demás pero no logro ser feliz o relacionarme con las personas que me rodean sin estar pensando continuamente que hago las cosas mal, que van a pensar mal de mi y ese tipo de cosas. Me gusta tener amigos y relacionarme pero siento que siempre los demás hacen todo mejor que yo y que en algún momento se darán cuenta que no merece la pena estar cerca de mi o tenerme como amiga. Creo que muchas veces esto pasa de verdad y ellos piensan mal de mi pero otras veces parece que soy yo la que me alejo de personas que no me habían tratado mal. No se porqué me pasa esto ni desde cuando. Ahora tengo 27 años, tengo una carrera y me he formado mucho pero me está costando mucho encontrar un buen trabajo y he pensado que a lo mejor tiene relación con que yo sea así, ¿puede ser? A veces he querido ir a un psicólogo pero me da miedo sentirme incómoda o no ser capaz de cambiar nunca. Muchas gracias por su ayuda. Pareces muy consciente de tus dificultades con los otros y de cómo te gustaría que fuese tu vida en este sentido. Nos dices que no logras ser feliz y que crees que esto tiene que ver con cómo te relacionas con los demás. Sin embargo, es importante que sepas que probablemente esto tenga mucho que ver con cómo te relacionas contigo misma. Todas las personas aprendemos cómo somos en función de lo que nos reflejan las figuras importantes, casi siempre... leer más

Vuelve nuestro consultorio!

  Estimados consultantes. Durante los últimos dos años hemos estado lejos de las redes y el blog del consultorio debido a la carga de trabajo en la consulta física de Madrid. Ahora, que nuestro equipo ha crecido, podremos atender las consultas que nos hacéis vía mail y responderlas como corresponde. Os... leer más

Me siento muy mal…

Soy una persona que siempre he sido muy negativa. He estado diez años cuidando a mi mujer con alzheimer y ha fallecido hace más de dos años. Tomo antidepresivos desde hace 10 años y ahora me los han vuelto a subir pero no me sirven de nada, no levanto cabeza no puedo superar la muerte de mi esposa. Si no fuera por mi hija que me está cuidando ya me hubiera quitado de en medio. La doctora de cabecera dice que no me puede mandar al psicólogo porque soy muy mayor y ya no tengo solución. Le estoy amargando la vida a mi hija y me siento muy mal pero no soy capaz de salir del pozo donde estoy, no puedo salir a la la calle pues me canso muchísimo y no puedo casi andar. por favor ayúdenme pues mi pensión no me da para ir a un psicólogo privado y mi hija que me cuida no cobra nada ni trabaja. Muchas gracias. Antes de nada muchas gracias por escribir, con este gesto nos gustaría que se parara a pensar las verdaderas ganas que tiene de salir adelante. Lo que ha vivido con su mujer es un proceso muy lento y doloroso que desgasta a cualquier persona y que en muchos casos requiere de apoyo profesional. Además, tras ese esfuerzo por cuidarla ha tenido que sentir su pérdida y esto conlleva un proceso psicológico de duelo que en ocasiones puede complicarse. Dice usted que siempre ha sido negativo pero desde nuestro punto de vista observamos que es capaz de valorar el esfuerzo de su hija, que ha intentado buscar... leer más

Es un suplicio cada vez que tengo que comer…

Hola! tengo problemas alimenticios… he llegado al punto de que me da asco la comida y es un suplicio cada vez que tengo que comer, pienso que solo vivo por y para comer y nunca tengo ganas de comer. Solo puedo comer en casa y con mis padres, en público no puedo porque tengo miedo, me pongo nerviosa y vomito (sin provocármelo). Quiero dejar claro que no vomito intencionadamente y que mi intención no es perder peso, al revés quiero ganar kilos. Entendemos que en tu caso no pretendes adelgazar y por tanto no te provocas tú misma el vómito ni evitas ingerir comida con este fin. Sin embargo, según cuentas parece que sientes poco control sobre un hábito diario y natural como es comer. No nos dices si asocias ese miedo a comer en público o ese asco con algo tuyo interior pero es importante que entiendas que este tipo de dificultades siempre están asociadas a algún aspecto psicológico propio que muchas veces resulta desconocido para nosotros. Al igual que en ocasiones nos cuesta dormir o relajarnos sin aparente motivo, podemos tener dificultades con la comida como modo de expresar un conflicto interno más profundo que el mero deseo de adelgazar o tener buen cuerpo. Si relees tu consulta verás que tú misma expresas que “solo vives por y para la comida y sin embargo nunca tienes ganas de comer”, esta contradicción es en la que debes profundizar buscando un espacio de autoconocimiento y expresión de lo que sientes que quizás no has tenido hasta ahora. Desconocemos si te has planteado acudir a un psicoterapeuta pero pensamos que... leer más

…Me pidió que no se lo dijera a su padre…

Hola, ayer estaba con mi hija de 5 años en el sofá por la noche porque era su cumple y estábamos viendo una peli, yo le estaba acariciando la tripa y entonces ella se “levanto” la braguita y me dijo q le molestaba el elástico y que le hiciera caricias en el pubis (creo q se llama así­, me refiero a la zona justo encima de la vagina), yo le pregunté si alguien le hacía cositas allá­ y me dijo q su padre, entonces le puse la mano sobre la vagina y le dije: y aqui? Y me contesto que también, que en el “chichi” también, que por todo el cuerpo. Luego me dijo q por qué se lo preguntaba y le dije que por nada y me contesto que no le dijera nada a su padre. Ella ya antes no quería que su padre le vaya a recoger a casa de sus abuelos y le eche a la cama, yo pensaba que era porque es muy autoritario con ella y no le lee ningún cuento antes de dormir pero ya no se que pensar por que a veces mi hija sí que se inventa cosas como que se va a Disneylandia o cosas así­.  No se que hacer. Muchas gracias Antes de nada muchas gracias por consultar. Por lo que nos cuentas, cabe la posibilidad de que tu hija esté sufriendo algún tipo de abuso sexual, según ella misma dice, por parte de su padre; sin embargo el abuso sexual es un tema muy delicado y es necesario que profesionales especializados puedan evaluar el caso concreto para poder... leer más

Tiene un miedo que le atenaza…

Hola, tengo una hija de 19 años cursando 2º de carrera y aunque siempre ha sido una niña sin problemas a la hora de relacionarse con los demás, si hemos observado que en determinadas circunstancias le frena un miedo que le atenaza, le hace sentirse insegura y como consecuencia, evita enfrentarse a esos momentos donde presiente que se pueden dar esas circunstancias, pienso que es eso a lo que los psicoterapeutas llamáis miedo escénico. Siempre que ha tenido que enfrentarse a un público, o ha eludido el hecho de hacerlo, o lo ha afrontado pasándolo realmente mal, con sudoraciones como las que genera una situación de pánico, bloqueos e inseguridad total. Es ahora, llegado a este punto en el cual por circunstancias del “guión” no sólo no puede eludir de ningún modo el hecho de afrontar la situación si no que además sabe que tiene que resolverla y salir victoriosa de ella…cuando reconoce que tiene un serio problema, que le paraliza y de no resolverlo, posiblemente hará que abandone sus estudios, pues ya en este curso tiene que exponer trabajos en público y enfrentarse a exámenes orales. Yo he pensado apuntarla a alguna actividad de teatro enfocada a la psicoterapia, pero no estoy segura de si esto será lo realmente adecuado para su caso y si lo fuera, no tengo idea de a quién dirigirme (tendría que ser en Madrid pues ella estudia allá). Podríais orientarme? Mil gracias.  Según nos cuentas, el miedo y la posterior respuesta de ansiedad de tu hija tienen que ver con las situaciones en las que se expone a público. Es relativamente normal estar... leer más

No se si debo dar otra oportunidad a mi pareja…

Buenas tardes. Me gustaría compartir con vosotros algo que estoy viviendo y que no puedo compartir con nadie más. Mi ex pareja, tras 2 meses de tomar la decisión de dejar la relación, insiste en retomarlo o en empezar desde cero. Lo que ocurre es que me ha confesado que ella ya ha tenido relaciones sexuales con otra persona, y dice sentirse muy arrepentida y que eso le hizo abrir los ojos y darse cuenta de seguir teniendo sentimientos hacia mí.

leer más