+34 636 662 714 / +34 620 467 441 info@intropsicoterapia.com

“Siempre estoy para lo que necesiten”

Hola, soy una persona muy sociable, me encanta estar con gente y hacerla feliz, me entrego mucho en las relaciones y siempre estoy para lo que necesiten de mi mis amigos y familia, pero esto hace que a menudo no me quede tiempo para mí. Cuando alguien me pide cualquier cosa o siento que me necesitan tengo que estar ahí aunque a veces no pueda. No entiendo por qué me pasa esto, me gustaría poder ser un poco más egoísta y mirar por mí.   Hola, por lo que nos cuentas, para ti es importante poder estar accesible para las necesidades de los demás. ¿Cómo te sientes cuando puedes estar para los otros? La sensación de poder cuidar, atender a las necesidades de las personas que nos importan puede ser muy gratificante porque nos devuelve una imagen positiva de nosotros mismos. Además, es una forma de reasegurar el vínculo a través de lo que podemos dar en él. Sería interesante que te plantearas si hay alguna de estas necesidades que están detrás de esta tendencia a darte a las relaciones más allá de tu deseo. Nos hablas de que te gustaría poder ser más egoísta y mirar por ti. Las personas, durante nuestra infancia y adolescencia, vamos internalizando una serie de ideas sobre quienes somos para los demás. Algunas personas por sus experiencias llegan a hacer propia la idea de que no son merecedoras de recibir, salvo a través de la entrega a los demás. Pensamos que sería positivo que analizaras estas cuestiones para conocer mejor tus necesidades y deseos y encontrar la forma de relacionarte que te permita...

Dificultades en los estudios

Durante una gran parte de nuestra infancia, los estudios ocupan mucho tiempo en nuestro día a día, influyendo en nuestro desarrollo y en la construcción de nuestra identidad. Conforme vamos cumpliendo años, algunas personas abandonan esta actividad y otras continúan con ella hasta su vejez. Problemas para estudiar: Muchas personas de distintas edades comienzan una terapia porque tienen dificultades relacionadas con estudiar: no logran aprobar o sacar las notas que les gustaría, les cuesta concentrarse cuando se ponen a estudiar, tienden a estudiar en el último momento antes de los exámenes, les genera una intensa ansiedad que no pueden aliviar, su mente se queda en blanco cuando se enfrentan a un examen… Son síntomas muy distintos que podemos aliviar una vez comprendamos su origen. Para conocer mejor lo que sucede con el estudio, tenemos que pensar en qué significado ha tenido para esa persona a lo largo de su biografía. Como comentábamos al inicio, estudiar es una actividad que iniciamos a una edad muy temprana, a la que dedicamos mucho tiempo y esfuerzo y que tiene una carga enorme de significados asociados. Hay personas que construyen su autoconcepto ligado a su capacidad de obtener buenos resultados académicos, por tanto, cuando se presentan dificultades en este ámbito tiene un impacto directo en la forma en que se ven a sí mismas, que a su vez alimenta el problema. Otras personas son vistas por los demás como poco estudiosas en edades muy tempranas, y poco a poco, se va convirtiendo en una profecía autocumplida: todo el mundo espera que no tenga éxito en lo académico y esto influye en que la...

¿Qué conoces sobre ti? La ventana de Johari

La ventana de Johari es una herramienta muy útil para pensar sobre nuestra mente. Este modelo nos permite adentrarnos en ella para conocernos mejor, comprender lo que nos sucede y poder darle sentido a aquello que vivimos, sentimos, pensamos… Imagina una casa que forma un cuadrado perfecto, dividida en cuatro habitaciones. Dos de ellas forman parte de la fachada exterior, tienen ventanas hacia fuera, por lo que los otros pueden ver lo que hay en dentro de ellas. Perpendicular a esta fachada se encuentra una pared a la que sólo tú tienes acceso, por lo que puedes ver lo que hay en una de las habitaciones exteriores y en otra que sólo tú puedes mirar. Por tanto, hay una habitación expuesta tanto a tu mirada como a la de los otros: es el área pública, la parte de ti mismo que conoces y que los demás también perciben. La segunda habitación, sólo puedes verla tú, no tiene ventana hacia el exterior: es tu área privada, aquella donde guardas todo lo que prefieres que los demás no conozcan, tal vez porque genera emociones como miedo, culpa, vergüenza… La tercera habitación, que tiene fachada a la calle, está expuesta a la mirada de los otros. Sin embargo, desde el lugar en que tú miras no tienes acceso a ella: es el área ciega. La que incluye esas partes de nosotros mismos que no somos capaces de ver, pero los demás sí perciben, y por tanto, se relacionan con nosotros desde esa perspectiva que desconocemos. Nos falta una cuarta habitación, de la que no hemos hablado. Es una habitación en penumbra, sin...

“Ahora me siento vacío”

Buenas tardes, escribo porque estoy atravesando una mala racha y no sé cómo salir de ella. Recientemente me he prejubilado y desde entonces me siento muy mal. No tengo ganas de salir a la calle, ni de comer o ducharme. Todo el tiempo estoy cansado y todo me molesta, mi familia me dice que me enfado demasiado por cualquier cosa y puede que tengan razón. Toda mi vida he estado trabajando, empecé con 17 años y ahora tengo 62. He trabajado duro para mantener a mi familia y ahora me siento vacío. Espero que me puedan ayudar. Hola, te agradecemos que te hayas puesto en contacto con nosotros, imaginamos lo difícil que debe ser lo que estás atravesando. Por lo que nos dices, relacionas estas malas sensaciones con el hecho de haberte prejubilado. Es posible que estés atravesando un duelo por este cambio de ciclo en tu vida. Después de una larga vida profesional, nuestro trabajo puede llegar a constituir una parte importante de nuestra identidad, que nos da sensación de valía. Algunas personas pueden llegar a sentir que su desempeño profesional es lo que les da valor personal, por lo que cuando entran en otra etapa, sienten una sensación de vacío como la que describes. Sería bueno explorar qué significado tiene para ti tu trabajo y si te está ocurriendo algo como esto. Te animamos a apoyarte en una psicoterapia para comprender lo que te sucede y sentirte mejor. Un...

Algunas claves sobre la autoestima

Una de las preocupaciones habituales de las personas que vienen a psicoterapia es que tienen una baja autoestima, y esto es un problema para ellas no sólo porque no se sienten satisfechas consigo mismas, sino porque tiene una serie de importantes repercusiones en su forma de relacionarse y en su calidad de vida. La autoestima es el modo que tenemos de aceptarnos, querernos, respetarnos y cuidarnos. Está muy relacionada con el autoconcepto, es decir, con las ideas que tenemos sobre nosotros mismos. Para pensar sobre la autoestima y cómo lograr mejorarla, tenemos que preguntarnos, ¿dónde se forma?, ¿cuál es su origen? Hoy sabemos que las ideas que tenemos sobre nosotros mismos, no son muy diferentes de otros aprendizajes que hacemos sobre el mundo. En nuestros primeros años, que incluyen la infancia y adolescencia, nos relacionamos con personas que son significativas para nosotros (madres, padres, otros familiares y amigos) y captamos cómo nos miran, qué mensajes nos lanzan, cómo se comportan con nosotros o cuáles son sus respuestas emocionales cuando están con nosotros… Y de esta forma, interiorizamos y hacemos propias esas ideas sobre nosotros mismos que con su comportamiento en relación nos transmiten: soy alguien con quien es divertido estar, alguien aburrido, una persona que genera sensaciones positivas o alguien molesto cuya compañía produce tristeza o enfado. Todas estas ideas configuran cómo nos vemos, qué pensamos que podemos lograr hacer y qué esperamos que ocurra en nuestras relaciones sociales; serán la base sobre la que construyamos nuestra autoestima. Pero, ¿qué ocurre si en esa etapa sensible en la que se dibujan los primeros trazos de nuestra autoestima estuvimos con personas...