+34 636 662 714 / +34 620 467 441 info@intropsicoterapia.com

Algunas claves sobre la autoestima

Una de las preocupaciones habituales de las personas que vienen a psicoterapia es que tienen una baja autoestima, y esto es un problema para ellas no sólo porque no se sienten satisfechas consigo mismas, sino porque tiene una serie de importantes repercusiones en su forma de relacionarse y en su calidad de vida. La autoestima es el modo que tenemos de aceptarnos, querernos, respetarnos y cuidarnos. Está muy relacionada con el autoconcepto, es decir, con las ideas que tenemos sobre nosotros mismos. Para pensar sobre la autoestima y cómo lograr mejorarla, tenemos que preguntarnos, ¿dónde se forma?, ¿cuál es su origen? Hoy sabemos que las ideas que tenemos sobre nosotros mismos, no son muy diferentes de otros aprendizajes que hacemos sobre el mundo. En nuestros primeros años, que incluyen la infancia y adolescencia, nos relacionamos con personas que son significativas para nosotros (madres, padres, otros familiares y amigos) y captamos cómo nos miran, qué mensajes nos lanzan, cómo se comportan con nosotros o cuáles son sus respuestas emocionales cuando están con nosotros… Y de esta forma, interiorizamos y hacemos propias esas ideas sobre nosotros mismos que con su comportamiento en relación nos transmiten: soy alguien con quien es divertido estar, alguien aburrido, una persona que genera sensaciones positivas o alguien molesto cuya compañía produce tristeza o enfado. Todas estas ideas configuran cómo nos vemos, qué pensamos que podemos lograr hacer y qué esperamos que ocurra en nuestras relaciones sociales; serán la base sobre la que construyamos nuestra autoestima. Pero, ¿qué ocurre si en esa etapa sensible en la que se dibujan los primeros trazos de nuestra autoestima estuvimos con personas...

“Me estoy volviendo una persona solitaria…”

Hola, escribo porque creo que cada vez me estoy volviendo una persona más solitaria. Me cuesta mucho tener relaciones cercanas, soy muy desconfiada con la gente y siempre que conozco a alguien pienso que me va a fallar. Antes no era así, cuando era pequeña tenía muchos amigos, pero desde los 14 o 15 años cambié y dejé de confiar en la gente, creo que fue a partir de empezar a tener problemas con mi madre. Cuando empecé a crecer mi madre y yo nos fuimos distanciando porque somos muy diferentes; ella tiene unos gustos y una forma de ser muy diferentes a los míos. Todo el rato intentaba que me pareciera a ella, a su manera de ser y comportarse y como yo no quería ser como ella se enfadaba, creo que la decepcioné. Ahora tenemos una relación bastante distante, ninguna de las dos se acerca a la otra. No sé si esto tendrá alguna relación con que sea solitaria, en realidad no me importa serlo pero a veces pienso que no es normal. Gracias.   Hola, te agradecemos que nos hayas escrito, el hecho de que hayas decidido hacerlo nos lleva a pensar que hay algo en tu forma de relacionarte que no te hace sentir bien, y ha sido valiente por tu parte cuestionar por qué te está ocurriendo y decidir hacer algo al respecto. Al leerte nos surge una pregunta, ¿cómo te sentías cuando tu madre no aceptaba vuestras diferentes formas de ser? La adolescencia es una etapa muy sensible, en la que las personas comenzamos a configurar nuestra identidad diferenciada de la de nuestros...

“Soy muy celosa con él, desconfío…”

Buenas tardes, quiero consultar por un problema que tengo en mi relación de pareja. Estuve con un chico durante cuatro años que a menudo criticaba mi manera de hacer las cosas, me decía que tenía que adelgazar para estar más guapa, cosas que me hacían sentir mal. Finalmente me enteré de que me era infiel, llevaba meses con otra chica, y la relación se terminó. Creo que esta experiencia me creó una inseguridad que arrastro hasta ahora. Llevo siete meses con un chico y me siento muy mal, soy muy celosa con él, desconfío de lo que me dice, he llegado a pedirle pruebas de que no ha quedado con otras chicas… Él trata de ser comprensivo conmigo, pero siento que le estoy haciendo daño y también a mi misma, ¿qué puedo hacer para ganar confianza? Gracias. Hola, en primer lugar queremos agradecerte que hayas decidido escribirnos para pedir ayuda, entendemos lo difícil que debe ser sentirte como describes y refleja mucha fortaleza por tu parte tratar de buscar una solución. Tú misma nos dices que sientes que estás haciendo daño a tu pareja y también a ti misma; identificar este dolor es un primer paso que ya has dado para sentirte mejor. Por lo que nos cuentas, el chico con el que saliste cuatro años criticaba tu forma de hacer las cosas y también tu aspecto físico, ¿cómo te sentías cuando lo hacía?, ¿recuerdas algún otro momento en que te sintieras de una forma parecida? Las personas nos formamos una idea de nosotras mismas en función de cómo nos ven los demás, de quienes somos para el otro;...

Toma de decisiones

A lo largo de la vida vamos a tomar muchas decisiones, algunas son más importantes y otras afectarán menos a nuestro día a día. Muchas personas cuando se enfrentan a una toma de decisiones quisieran ser capaces de prever el futuro, las consecuencias de elegir uno u otro camino. Sin embargo, es probable que ni siquiera conociendo qué nos depara cada opción pudiéramos elegir teniendo todas las certezas y esto es porque no sabemos qué va a necesitar, querer, desear nuestro “yo” del futuro. Cada persona es un ser singular con su biografía, sus sensaciones, su manera de afrontar la vida, sus formas de comunicarse y relacionarse y sus ideas sobre sí misma. Abordar un proceso de toma de decisiones sin conocernos significa perder una valiosa información. Por este motivo, la mejor manera de poder tomar buenas decisiones es conociéndonos mejor a nosotros mismos: qué nos suele hacer sentir bien, qué necesitamos, qué cosas nos hacen daño… Te planteamos algunas preguntas que te pueden ayudar en el proceso de toma de decisiones, tómate tu tiempo para pensar en cada una de ellas: ¿Cómo te sientes en este momento?, ¿cómo puede afectar tu estado a tu toma de decisión? Tomar conciencia de cómo estás te conecta con tus emociones y te permite analizar si es un buen momento o si necesitas algo distinto para poder hacerlo. ¿Qué cosas te han hecho sentir bien hasta este momento?, ¿se relacionan de alguna manera con las opciones que te planteas? Nuestras vivencias son una fuente de información muy amplia sobre nosotros mismos, saber qué cosas nos hicieron sentir bien en el pasado, nos...

Los 4 estilos de apego

El apego es un vínculo emocional intenso que nos proporciona seguridad para desarrollarnos y sentirnos bien con nosotros mismos y en las relaciones interpersonales, por lo que podemos decir que se trata de una necesidad básica. Los primeros vínculos que tenemos en nuestra infancia, que a menudo se dan entre madres y padres e hijos/as, son especialmente importantes para configurar el estilo de apego, que influirá en cómo nos posicionamos ante las relaciones a lo largo de nuestra vida, con nuestra pareja, amigos, familia… A través de los lazos con nuestras figuras de apego, vamos interiorizando la sensación de sentirnos seguros, aprendiendo qué podemos esperar del contacto con los otros y construyendo la imagen que tenemos de nosotros mismos, por lo que es un elemento clave para nuestra autoestima. Existen cuatro estilos de apego, que dependen de la respuesta que se dio más habitualmente a nuestras necesidades cuando éramos niños/as: Apego seguro: Se desarrolla cuando vivimos cómo nuestras necesidades son atendidas por las personas que nos quieren. Si cuando un niño o niña llora porque tiene hambre o se encuentra molesto recibe la atención y consuelo de sus cuidadores, va aprendiendo que su malestar puede ser calmado. Con el tiempo irá desarrollando esta capacidad de aliviar su malestar y regularse emocionalmente sin necesidad de que estén presentes sus figuras de apego, ya que contará con una representación de las mismas que puede evocar. Este estilo de apego favorece una buena autoestima que le permitirá explorar el mundo con sensación de seguridad en sí mismo. Apego ansioso-ambivalente: Este estilo es el que desarrollamos cuando sentimos que nuestras necesidades son atendidas...