+34 636 662 714 / +34 620 467 441 info@intropsicoterapia.com

“No sé hacia dónde dirigirme para estar mejor”

Hola, tengo 36 años y creo que necesito hacer algún cambio laboral porque estoy bloqueado. Tengo un buen trabajo que me gusta desde hace cuatro años pero últimamente me veo mal, estancado. Se ha convertido en algo monótono, ya no aprendo nada nuevo y esto me agobia mucho. A veces pienso que no es lo que quiero hacer con mi vida. El problema es que me veo perdido, no sé hacia dónde dirigirme para estar mejor. Esto mismo me ha ocurrido más veces, y cambiar de trabajo o de ciudad me ayudaba a estar mejor por un tiempo, pero después vuelvo a encontrarme mal. Espero que me puedan ayudar. Hola, por lo que nos cuentas a lo largo de tu vida te has sentido mal en distintos momentos y aunque hacer algún cambio te ayudaba a estar mejor por un tiempo, de nuevo vuelve a aparecer este malestar. El hecho de que esta vez hayas decidido escribirnos refleja la fortaleza que tienes para tomar una posición distinta ante lo que te sucede, tratando de profundizar en ello para comprenderlo mejor. Nos hablas de una sensación de bloqueo, de estar estancado, y nos preguntamos qué significa este estado para ti. ¿Lo has sentido en otras facetas de tu vida? Algunas personas pueden necesitar hacer cambios para protegerse de un malestar interno que aparece cuando hay menos ruido en lo exterior. Cuando se adaptan al cambio y entran en una etapa de mayor estabilidad, ese malestar interno comienza a hacerse visible de nuevo. Puedes plantearte si te está sucediendo algo como esto. Nos dices que no sabes hacia dónde dirigirte para...

¿Qué conoces sobre ti? La ventana de Johari

La ventana de Johari es una herramienta muy útil para pensar sobre nuestra mente. Este modelo nos permite adentrarnos en ella para conocernos mejor, comprender lo que nos sucede y poder darle sentido a aquello que vivimos, sentimos, pensamos… Imagina una casa que forma un cuadrado perfecto, dividida en cuatro habitaciones. Dos de ellas forman parte de la fachada exterior, tienen ventanas hacia fuera, por lo que los otros pueden ver lo que hay en dentro de ellas. Perpendicular a esta fachada se encuentra una pared a la que sólo tú tienes acceso, por lo que puedes ver lo que hay en una de las habitaciones exteriores y en otra que sólo tú puedes mirar. Por tanto, hay una habitación expuesta tanto a tu mirada como a la de los otros: es el área pública, la parte de ti mismo que conoces y que los demás también perciben. La segunda habitación, sólo puedes verla tú, no tiene ventana hacia el exterior: es tu área privada, aquella donde guardas todo lo que prefieres que los demás no conozcan, tal vez porque genera emociones como miedo, culpa, vergüenza… La tercera habitación, que tiene fachada a la calle, está expuesta a la mirada de los otros. Sin embargo, desde el lugar en que tú miras no tienes acceso a ella: es el área ciega. La que incluye esas partes de nosotros mismos que no somos capaces de ver, pero los demás sí perciben, y por tanto, se relacionan con nosotros desde esa perspectiva que desconocemos. Nos falta una cuarta habitación, de la que no hemos hablado. Es una habitación en penumbra, sin...

“Me da miedo que mis dudas terminen con nuestra relación”

Buenas tardes. Os escribo porque mi pareja y yo estamos atravesando una crisis que no somos capaces de resolver. Llevamos un tiempo hablando de casarnos pero yo tengo muchas dudas. Por una parte tengo ilusión, sé que nos llevamos bien y que sería lógico dar ese paso. Pero por otro lado hay algo que me paraliza. Cuando lo pienso se me viene a la cabeza si puede que no sea la persona adecuada, o que casarme me quite libertad y el espacio que necesito para estar bien. Me da miedo que mis dudas terminen con nuestra relación, pero no sé cómo resolverlas. Gracias. Hola, por lo que nos dices tienes un deseo ambivalente respecto a casarte con tu pareja. Al leerte nos preguntamos, ¿qué significa para ti casarte?, ¿qué emociones te despierta? Cada persona en función de su historia puede vivir una misma experiencia de manera diferente. Por lo que nos dices, parece que en tu caso casarte va asociado a un miedo a la pérdida de tu espacio y libertad. Algunas personas interiorizan la idea de que vincularse a los otros puede ser algo peligroso, que les puede dejar vulnerables a sufrir un abandono que viven con mucho dolor. Para protegerse de esa sensación angustiosa, tratan de evitar establecer vínculos que les conecten con esa vulnerabilidad que sienten. Puedes plantearte si te sucede algo así. Pensamos que sería positivo que analizaras ese “algo” que te paraliza en una psicoterapia, para que te ayude a despejar tus dudas y conocerte...

“Ya no sé qué hacer con su inseguridad…”

Hola, llevo saliendo con mi novio tres años y ya no sé qué hacer con su inseguridad. Piensa que no es lo suficiente para mí, que me cansaré de él o le dejaré por otro. Yo intento ser paciente, le digo que es el único con el que quiero estar, trato de que esté tranquilo cuando quedo con mis amigos diciéndole dónde voy a estar y estando pendiente de si me llama o me escribe para que no se preocupe o piense mal, pero le sigue pasando. Últimamente tengo mucha ansiedad, me agobia hacer planes con mis amigos porque sé que va a generar problemas entre nosotros. ¿Hay alguna forma en que pueda hacerle comprender que no le voy a dejar por otro? Gracias. Hola, por tus palabras entendemos lo difícil que debe estar siendo para ti convivir con la inseguridad de tu novio. Nos planteas si hay algo que puedas hacer tú para que se sienta seguro, y tú misma nos dices que has intentado explicarle que quieres estar con él pero como bien describes, esto no es suficiente para calmar su angustia. Entendemos tu deseo de hacerle sentir seguro contigo; sin embargo, esta inseguridad es una sensación más compleja que necesita de un trabajo personal por su parte, en el que analizar cómo se ve a sí mismo y qué espera en las relaciones con los demás. Al leerte nos surge una pregunta, ¿cómo te sientes tú en la relación? A veces, cuando vemos a alguien a quien queremos sufrir, podemos tener el deseo de intentar evitar que lo pase mal, llegando a desconectarnos de cómo nos estamos...

Algunas claves sobre la autoestima

Una de las preocupaciones habituales de las personas que vienen a psicoterapia es que tienen una baja autoestima, y esto es un problema para ellas no sólo porque no se sienten satisfechas consigo mismas, sino porque tiene una serie de importantes repercusiones en su forma de relacionarse y en su calidad de vida. La autoestima es el modo que tenemos de aceptarnos, querernos, respetarnos y cuidarnos. Está muy relacionada con el autoconcepto, es decir, con las ideas que tenemos sobre nosotros mismos. Para pensar sobre la autoestima y cómo lograr mejorarla, tenemos que preguntarnos, ¿dónde se forma?, ¿cuál es su origen? Hoy sabemos que las ideas que tenemos sobre nosotros mismos, no son muy diferentes de otros aprendizajes que hacemos sobre el mundo. En nuestros primeros años, que incluyen la infancia y adolescencia, nos relacionamos con personas que son significativas para nosotros (madres, padres, otros familiares y amigos) y captamos cómo nos miran, qué mensajes nos lanzan, cómo se comportan con nosotros o cuáles son sus respuestas emocionales cuando están con nosotros… Y de esta forma, interiorizamos y hacemos propias esas ideas sobre nosotros mismos que con su comportamiento en relación nos transmiten: soy alguien con quien es divertido estar, alguien aburrido, una persona que genera sensaciones positivas o alguien molesto cuya compañía produce tristeza o enfado. Todas estas ideas configuran cómo nos vemos, qué pensamos que podemos lograr hacer y qué esperamos que ocurra en nuestras relaciones sociales; serán la base sobre la que construyamos nuestra autoestima. Pero, ¿qué ocurre si en esa etapa sensible en la que se dibujan los primeros trazos de nuestra autoestima estuvimos con personas...