+34 636 662 714 / +34 620 467 441 info@intropsicoterapia.com

Problemas en las relaciones sociales

Las personas necesitamos tener relaciones con los otros para sentirnos bien e incluso para nuestra propia supervivencia, ya que somos seres sociales y vivimos en interrelación. Sin embargo, las relaciones con otras personas no siempre son fáciles. A veces podemos tener problemas para hacer nuevos amigos, sentirnos mal cuando estamos con gente o tener conflictos con aquellos que nos rodean. Si tenemos problemas en las relaciones sociales, el primer paso para buscar una solución es entender por qué nos sucede, y de esta forma poner en marcha los mecanismos necesarios para empezar a disfrutar de relaciones más satisfactorias.   Cómo podemos mejorar nuestras relaciones sociales Para tener buenas relaciones es importante que desarrollemos una serie de habilidades sociales que nos ayuden a disfrutar de la compañía y contacto con otras personas. Estas habilidades forman parte del aprendizaje que hacemos en nuestra infancia, de la mano de nuestros cuidadores principales, y en la adolescencia, cuando empezamos a interactuar con nuestros iguales y a construir nuestra propia identidad. Las experiencias que hemos vivido influirán en cómo nos relacionamos, qué esperamos del contacto con las demás personas y cómo nos vemos a nosotros mismos en las interacciones con los otros. Todo ello afecta a nuestras habilidades sociales. Veamos cuales son: Capacidad de hacer una adecuada gestión y regulación emocional: las emociones son un poderoso indicador que nos permite saber qué necesitamos, cómo nos encontramos ante distintas circunstancias, nos ayudan a buscar lo que nos hace sentir bien, evitar lo que nos puede hacer daño o generar malestar o marcar los límites a los demás que necesitamos para cuidar de nosotros mismos. Cuando aprendemos...

¿Qué es la mentalización?

“Ayer Ana pasó el día sin apenas mirarme ni dirigirme la palabra. Al principio, su forma de comportarse me molestó mucho y me llegó a enfadar, ¡yo no había hecho nada para que me tratara de esa forma! Suelo pensar que cuando alguien está mal es porque yo he hecho algo malo. Después, empecé a recordar otras veces en las que se había puesto de esa manera; creo que es su forma de reaccionar cuando algo le preocupa. Al final del día, me acerqué a ella y le pregunté cómo se encontraba, entonces me explicó que tenía un problema en el trabajo que no sabía cómo resolver”. La mentalización es una capacidad que nos permite interpretar el comportamiento de los demás y también el nuestro en función de estados mentales, es decir, de pensamientos, creencias, deseos, motivaciones, sentimientos y otros contenidos de la mente. Esta capacidad es esencial para que nuestras relaciones con los demás sean satisfactorias, y también nos sirve para regular nuestras emociones y conductas; su dimensión autorreflexiva nos permite conocer nuestros pensamientos y sentimientos, entender qué los motiva y a qué otros componentes de nuestra vida mental se encuentran ligados. Existen cuatro áreas importantes para desarrollar la mentalización: Conocer la naturaleza de los estados mentales para comprender que éstos son representaciones subjetivas del mundo en nuestra mente, y no se corresponden de forma exacta con la realidad. Construir un modelo de la mente de las otras personas, con estados mentales diferenciados de los propios y un funcionamiento complejo. Gracias a este modelo, podemos predecir y explicar a través de inferencias el comportamiento de los demás. Del...