+34 636 662 714 / +34 620 467 441 info@intropsicoterapia.com

“Me estoy volviendo una persona solitaria…”

Hola, escribo porque creo que cada vez me estoy volviendo una persona más solitaria. Me cuesta mucho tener relaciones cercanas, soy muy desconfiada con la gente y siempre que conozco a alguien pienso que me va a fallar. Antes no era así, cuando era pequeña tenía muchos amigos, pero desde los 14 o 15 años cambié y dejé de confiar en la gente, creo que fue a partir de empezar a tener problemas con mi madre. Cuando empecé a crecer mi madre y yo nos fuimos distanciando porque somos muy diferentes; ella tiene unos gustos y una forma de ser muy diferentes a los míos. Todo el rato intentaba que me pareciera a ella, a su manera de ser y comportarse y como yo no quería ser como ella se enfadaba, creo que la decepcioné. Ahora tenemos una relación bastante distante, ninguna de las dos se acerca a la otra. No sé si esto tendrá alguna relación con que sea solitaria, en realidad no me importa serlo pero a veces pienso que no es normal. Gracias.   Hola, te agradecemos que nos hayas escrito, el hecho de que hayas decidido hacerlo nos lleva a pensar que hay algo en tu forma de relacionarte que no te hace sentir bien, y ha sido valiente por tu parte cuestionar por qué te está ocurriendo y decidir hacer algo al respecto. Al leerte nos surge una pregunta, ¿cómo te sentías cuando tu madre no aceptaba vuestras diferentes formas de ser? La adolescencia es una etapa muy sensible, en la que las personas comenzamos a configurar nuestra identidad diferenciada de la de nuestros...

¿Qué es la mentalización?

“Ayer Ana pasó el día sin apenas mirarme ni dirigirme la palabra. Al principio, su forma de comportarse me molestó mucho y me llegó a enfadar, ¡yo no había hecho nada para que me tratara de esa forma! Suelo pensar que cuando alguien está mal es porque yo he hecho algo malo. Después, empecé a recordar otras veces en las que se había puesto de esa manera; creo que es su forma de reaccionar cuando algo le preocupa. Al final del día, me acerqué a ella y le pregunté cómo se encontraba, entonces me explicó que tenía un problema en el trabajo que no sabía cómo resolver”. La mentalización es una capacidad que nos permite interpretar el comportamiento de los demás y también el nuestro en función de estados mentales, es decir, de pensamientos, creencias, deseos, motivaciones, sentimientos y otros contenidos de la mente. Esta capacidad es esencial para que nuestras relaciones con los demás sean satisfactorias, y también nos sirve para regular nuestras emociones y conductas; su dimensión autorreflexiva nos permite conocer nuestros pensamientos y sentimientos, entender qué los motiva y a qué otros componentes de nuestra vida mental se encuentran ligados. Existen cuatro áreas importantes para desarrollar la mentalización: Conocer la naturaleza de los estados mentales para comprender que éstos son representaciones subjetivas del mundo en nuestra mente, y no se corresponden de forma exacta con la realidad. Construir un modelo de la mente de las otras personas, con estados mentales diferenciados de los propios y un funcionamiento complejo. Gracias a este modelo, podemos predecir y explicar a través de inferencias el comportamiento de los demás. Del...

¿Y si voy al psicólogo…?

A lo largo de la vida, las personas nos ilusionamos, nos decepcionamos, tomamos decisiones importantes, sufrimos pérdidas… Todas estas vivencias son normales y en muchos casos tenemos recursos para afrontarlas. Sin embargo, hay momentos en que podemos sentir que una situación nos desborda, nos provoca un intenso malestar, que hay algo en nuestra forma de relacionarnos con las demás personas o con nosotros mismos que no termina de funcionar como nos gustaría. Es en estas ocasiones cuando podemos pensar, ¿y si voy al psicólogo? A menudo nos encontramos con personas que han dedicado un tiempo a plantearse esta opción y sin embargo les cuesta tomar la decisión de empezar una psicoterapia. Es normal que surjan muchas dudas, ¿realmente lo necesito?, ¿podría superarlo solo/a?, ¿qué ocurrirá en las sesiones?, ¿perderé el control de mi vida y terminaré haciendo lo que la/el psicóloga/o me diga? Hemos decidido escribir este post para poner algo de luz sobre estas preguntas. Lo primero que hay que tener en cuenta es que empezar una psicoterapia es una decisión muy personal. No es buena idea otros la tomen por ti, porque para que podamos evolucionar en ella es muy importante estar comprometidos con lo que hacemos, tener un verdadero deseo de cambiar y sentir que es algo que hemos elegido. Ir al psicólogo/a, durante mucho tiempo ha tenido ciertas connotaciones negativas que pueden ser la raíz esta duda sobre si realmente lo necesitamos. Parece como si ir a una terapia fuera la última de las opciones cuando todo ha fallado y la situación es insostenible. Tal vez si en vez de plantearnos esta pregunta, que esconde...