+34 636 662 714 / +34 620 467 441 info@intropsicoterapia.com

La ira, ¿cómo me relaciono con mis emociones?

En este post vamos a hablar sobre una de las emociones básicas del ser humano: la ira. Es una emoción muy poderosa que nos moviliza y permite poner límites cuando sentimos malestar. Solemos representarnos la ira como una emoción intensa, asociada al color rojo, ardiente y que en ocasiones puede llegar a ser peligrosa, explosiva o incontrolable. Como ocurre con el resto de emociones, la ira cumple una función importante y adaptativa, nos permite identificar que algo no nos hace sentir bien y poner un límite que nos protege. Pensemos en situaciones cotidianas que hacen despertar nuestra ira: cuando alguien nos habla de una forma inadecuada, si nos faltan al respeto, nos menosprecian o no se tienen en cuenta nuestras opiniones o necesidades… Gracias a la ira que sentimos podemos detectar que se está sobrepasando un límite necesario para preservar nuestro bienestar y emplear nuestros recursos personales para evitar que nos hagan daño. A lo largo de nuestra vida, y en especial en nuestros primeros años, internalizamos una serie de ideas sobre nosotros mismos y los demás que influyen en cómo vivimos nuestra ira. Algunas personas sienten que esta emoción domina sus actos cuando aparece, dejándolas sin capacidad de gestionarla y ocasionando muchos problemas, tanto a sí mismas como en sus relaciones con los demás. Otras, aprenden a silenciarla porque les despierta temor, angustia, o por otros motivos que dependen de sus experiencias, y por tanto les es difícil usarla para defenderse. Cuando esto ocurre, es importante que pensemos en profundidad qué hay bajo esta forma de vivir la ira que no nos hace bien. En una psicoterapia, podemos...

¿Qué conoces sobre ti? La ventana de Johari

La ventana de Johari es una herramienta muy útil para pensar sobre nuestra mente. Este modelo nos permite adentrarnos en ella para conocernos mejor, comprender lo que nos sucede y poder darle sentido a aquello que vivimos, sentimos, pensamos… Imagina una casa que forma un cuadrado perfecto, dividida en cuatro habitaciones. Dos de ellas forman parte de la fachada exterior, tienen ventanas hacia fuera, por lo que los otros pueden ver lo que hay en dentro de ellas. Perpendicular a esta fachada se encuentra una pared a la que sólo tú tienes acceso, por lo que puedes ver lo que hay en una de las habitaciones exteriores y en otra que sólo tú puedes mirar. Por tanto, hay una habitación expuesta tanto a tu mirada como a la de los otros: es el área pública, la parte de ti mismo que conoces y que los demás también perciben. La segunda habitación, sólo puedes verla tú, no tiene ventana hacia el exterior: es tu área privada, aquella donde guardas todo lo que prefieres que los demás no conozcan, tal vez porque genera emociones como miedo, culpa, vergüenza… La tercera habitación, que tiene fachada a la calle, está expuesta a la mirada de los otros. Sin embargo, desde el lugar en que tú miras no tienes acceso a ella: es el área ciega. La que incluye esas partes de nosotros mismos que no somos capaces de ver, pero los demás sí perciben, y por tanto, se relacionan con nosotros desde esa perspectiva que desconocemos. Nos falta una cuarta habitación, de la que no hemos hablado. Es una habitación en penumbra, sin...

“Me da miedo que mis dudas terminen con nuestra relación”

Buenas tardes. Os escribo porque mi pareja y yo estamos atravesando una crisis que no somos capaces de resolver. Llevamos un tiempo hablando de casarnos pero yo tengo muchas dudas. Por una parte tengo ilusión, sé que nos llevamos bien y que sería lógico dar ese paso. Pero por otro lado hay algo que me paraliza. Cuando lo pienso se me viene a la cabeza si puede que no sea la persona adecuada, o que casarme me quite libertad y el espacio que necesito para estar bien. Me da miedo que mis dudas terminen con nuestra relación, pero no sé cómo resolverlas. Gracias. Hola, por lo que nos dices tienes un deseo ambivalente respecto a casarte con tu pareja. Al leerte nos preguntamos, ¿qué significa para ti casarte?, ¿qué emociones te despierta? Cada persona en función de su historia puede vivir una misma experiencia de manera diferente. Por lo que nos dices, parece que en tu caso casarte va asociado a un miedo a la pérdida de tu espacio y libertad. Algunas personas interiorizan la idea de que vincularse a los otros puede ser algo peligroso, que les puede dejar vulnerables a sufrir un abandono que viven con mucho dolor. Para protegerse de esa sensación angustiosa, tratan de evitar establecer vínculos que les conecten con esa vulnerabilidad que sienten. Puedes plantearte si te sucede algo así. Pensamos que sería positivo que analizaras ese “algo” que te paraliza en una psicoterapia, para que te ayude a despejar tus dudas y conocerte...

5 claves de la comunicación

A menudo hablamos sobre la comunicación y lo importante que es comunicarse, pero ¿qué sabemos sobre ella? La comunicación es una capacidad que está en la base de todas nuestras relaciones. Nos comunicamos con los otros desde que nacemos y lo hacemos de diferentes maneras en función de nuestro momento evolutivo, el contexto, nuestro estado emocional o la cultura a la que pertenecemos. Uno de los autores más relevantes en el estudio de la comunicación humana es Paul Watzlawick. Enunció cinco axiomas que nos ayudan a entender mejor cómo es nuestra comunicación. Veamos cuáles son: Es imposible no comunicar. A pesar de que a menudo vivimos bajo la ilusión de que todo lo que transmitimos a los otros lo hacemos a nivel verbal, nuestros gestos, la forma en que nos movemos e incluso nuestros silencios cuando tratamos de no decir nada, son importantes vehículos de comunicación que expresan a los demás distintos mensajes. Muchos de ellos son menos controlables que las palabras que decimos de forma consciente. Cada mensaje que comunicamos se expresa en dos niveles: a un nivel de contenido, expresamos el significado de aquello que decimos, y a un nivel relacional, comunicamos cómo es nuestro vínculo con la persona a la que va dirigido el mensaje. Habitualmente tenemos un mayor control consciente de lo que transmitimos a nivel de contenido, pero no podemos dejar de lado que en nuestros mensajes también estamos definiendo la relación con la otra persona y cómo nos sentimos respecto a ella en ese momento. No significa lo mismo a nivel relacional un buenos días de alguien que te atiende en un comercio,...

Violencia de género en la pareja

En nuestra sociedad, existen una serie de estereotipos sobre lo masculino y lo femenino que favorecen la vulnerabilidad de las mujeres a sufrir un tipo particular de violencia, que llamamos violencia de género. Ésta es la violencia ejercida sobre las mujeres por el hecho de serlo, con el objetivo de mantener un control o dominio sobre ellas, y que provoca importantes consecuencias tanto psicológicas como en su calidad de vida. Existen distintos tipos de violencia de género: Violencia física: son los actos que dañan la integridad física de la mujer que la sufre. Pueden ser golpes, empujones, agarrones, quemaduras… Violencia psicológica: Aquella que produce un daño psicológico, ejercida a través de los insultos, desvalorizaciones, humillaciones, silencios… Violencia sexual: es la que atenta contra la libertad sexual de la mujer, como forzar una relación sexual, manipular mediante coacción para llevar a cabo prácticas sexuales no deseadas, etc. Violencia económica: la violencia económica se refiere a todos aquellos comportamientos que impidan a la mujer administrar sus recursos económicos con libertad, por ejemplo, controlando el dinero del que puede disponer. Violencia ambiental: son todas las conductas que pueden generar control a través de un clima de agresividad que provoca miedo, como golpear puertas o paredes, romper objetos o conducir de forma temeraria. Violencia social: consiste en favorecer el aislamiento social de la mujer a través del control de las personas con las que se relaciona. Violencia vicaria: este tipo de violencia se basa en agredir a la mujer que la sufre a través de otras personas con las que tiene un vínculo emocional, como los/as hijos/as o animales de compañía. Todos estos...