+34 636 662 714 / +34 620 467 441 info@intropsicoterapia.com

Violencia de género en la pareja

En nuestra sociedad, existen una serie de estereotipos sobre lo masculino y lo femenino que favorecen la vulnerabilidad de las mujeres a sufrir un tipo particular de violencia, que llamamos violencia de género. Ésta es la violencia ejercida sobre las mujeres por el hecho de serlo, con el objetivo de mantener un control o dominio sobre ellas, y que provoca importantes consecuencias tanto psicológicas como en su calidad de vida. Existen distintos tipos de violencia de género: Violencia física: son los actos que dañan la integridad física de la mujer que la sufre. Pueden ser golpes, empujones, agarrones, quemaduras… Violencia psicológica: Aquella que produce un daño psicológico, ejercida a través de los insultos, desvalorizaciones, humillaciones, silencios… Violencia sexual: es la que atenta contra la libertad sexual de la mujer, como forzar una relación sexual, manipular mediante coacción para llevar a cabo prácticas sexuales no deseadas, etc. Violencia económica: la violencia económica se refiere a todos aquellos comportamientos que impidan a la mujer administrar sus recursos económicos con libertad, por ejemplo, controlando el dinero del que puede disponer. Violencia ambiental: son todas las conductas que pueden generar control a través de un clima de agresividad que provoca miedo, como golpear puertas o paredes, romper objetos o conducir de forma temeraria. Violencia social: consiste en favorecer el aislamiento social de la mujer a través del control de las personas con las que se relaciona. Violencia vicaria: este tipo de violencia se basa en agredir a la mujer que la sufre a través de otras personas con las que tiene un vínculo emocional, como los/as hijos/as o animales de compañía. Todos estos...

Problemas en las relaciones sociales

Las personas necesitamos tener relaciones con los otros para sentirnos bien e incluso para nuestra propia supervivencia, ya que somos seres sociales y vivimos en interrelación. Sin embargo, las relaciones con otras personas no siempre son fáciles. A veces podemos tener problemas para hacer nuevos amigos, sentirnos mal cuando estamos con gente o tener conflictos con aquellos que nos rodean. Si tenemos problemas en las relaciones sociales, el primer paso para buscar una solución es entender por qué nos sucede, y de esta forma poner en marcha los mecanismos necesarios para empezar a disfrutar de relaciones más satisfactorias.   Cómo podemos mejorar nuestras relaciones sociales Para tener buenas relaciones es importante que desarrollemos una serie de habilidades sociales que nos ayuden a disfrutar de la compañía y contacto con otras personas. Estas habilidades forman parte del aprendizaje que hacemos en nuestra infancia, de la mano de nuestros cuidadores principales, y en la adolescencia, cuando empezamos a interactuar con nuestros iguales y a construir nuestra propia identidad. Las experiencias que hemos vivido influirán en cómo nos relacionamos, qué esperamos del contacto con las demás personas y cómo nos vemos a nosotros mismos en las interacciones con los otros. Todo ello afecta a nuestras habilidades sociales. Veamos cuales son: Capacidad de hacer una adecuada gestión y regulación emocional: las emociones son un poderoso indicador que nos permite saber qué necesitamos, cómo nos encontramos ante distintas circunstancias, nos ayudan a buscar lo que nos hace sentir bien, evitar lo que nos puede hacer daño o generar malestar o marcar los límites a los demás que necesitamos para cuidar de nosotros mismos. Cuando aprendemos...

“Ya no sé qué hacer con su inseguridad…”

Hola, llevo saliendo con mi novio tres años y ya no sé qué hacer con su inseguridad. Piensa que no es lo suficiente para mí, que me cansaré de él o le dejaré por otro. Yo intento ser paciente, le digo que es el único con el que quiero estar, trato de que esté tranquilo cuando quedo con mis amigos diciéndole dónde voy a estar y estando pendiente de si me llama o me escribe para que no se preocupe o piense mal, pero le sigue pasando. Últimamente tengo mucha ansiedad, me agobia hacer planes con mis amigos porque sé que va a generar problemas entre nosotros. ¿Hay alguna forma en que pueda hacerle comprender que no le voy a dejar por otro? Gracias. Hola, por tus palabras entendemos lo difícil que debe estar siendo para ti convivir con la inseguridad de tu novio. Nos planteas si hay algo que puedas hacer tú para que se sienta seguro, y tú misma nos dices que has intentado explicarle que quieres estar con él pero como bien describes, esto no es suficiente para calmar su angustia. Entendemos tu deseo de hacerle sentir seguro contigo; sin embargo, esta inseguridad es una sensación más compleja que necesita de un trabajo personal por su parte, en el que analizar cómo se ve a sí mismo y qué espera en las relaciones con los demás. Al leerte nos surge una pregunta, ¿cómo te sientes tú en la relación? A veces, cuando vemos a alguien a quien queremos sufrir, podemos tener el deseo de intentar evitar que lo pase mal, llegando a desconectarnos de cómo nos estamos...

¿Sabemos escuchar?

Dice una frase de Epícteto que “tenemos dos orejas y una boca para que podamos escuchar el doble de lo que hablamos”. Sin embargo, a menudo estamos más entrenados en el arte de la oratoria que en el de la escucha, por lo que relegamos esta parte tan importante de la comunicación. En este post vamos a hablar sobre la escucha activa. Este término fue acuñado por Carl Rogers para hablar de un modo de escucha en el que hacemos sentir a nuestro interlocutor que estamos recibiendo lo que nos transmite. En la escucha activa no sólo oímos, sino que captamos el mensaje que nos llega con toda su complejidad, tanto su contenido como las emociones, intenciones y pensamientos que subyacen. Además, expresamos que estamos participando de la comunicación desde este rol de escucha, transmitiendo a quien nos habla que estamos recibiendo y comprendiendo lo que nos dice. Para escuchar de forma activa, tenemos que centrar la atención en nuestro interlocutor y no solo en nuestros pensamientos sobre lo que vamos a responder; necesitamos poner en práctica nuestra empatía para comprender a la otra persona. El valor que le damos a menudo en nuestra sociedad al “hacer” nos puede desconectar de esta capacidad de actuar de otro modo, más discreto, menos visible, estar presentes interviniendo en la conversación desde este lugar menos protagonista, el de la escucha. ¿Cómo podemos ejercer una escucha activa? No hay recetas infalibles, como en todo, cada persona tiene un estilo diferente; la clave está en prestar atención a lo que nuestro interlocutor nos comunica tanto a nivel verbal como no verbal y expresar que...

“Me estoy volviendo una persona solitaria…”

Hola, escribo porque creo que cada vez me estoy volviendo una persona más solitaria. Me cuesta mucho tener relaciones cercanas, soy muy desconfiada con la gente y siempre que conozco a alguien pienso que me va a fallar. Antes no era así, cuando era pequeña tenía muchos amigos, pero desde los 14 o 15 años cambié y dejé de confiar en la gente, creo que fue a partir de empezar a tener problemas con mi madre. Cuando empecé a crecer mi madre y yo nos fuimos distanciando porque somos muy diferentes; ella tiene unos gustos y una forma de ser muy diferentes a los míos. Todo el rato intentaba que me pareciera a ella, a su manera de ser y comportarse y como yo no quería ser como ella se enfadaba, creo que la decepcioné. Ahora tenemos una relación bastante distante, ninguna de las dos se acerca a la otra. No sé si esto tendrá alguna relación con que sea solitaria, en realidad no me importa serlo pero a veces pienso que no es normal. Gracias.   Hola, te agradecemos que nos hayas escrito, el hecho de que hayas decidido hacerlo nos lleva a pensar que hay algo en tu forma de relacionarte que no te hace sentir bien, y ha sido valiente por tu parte cuestionar por qué te está ocurriendo y decidir hacer algo al respecto. Al leerte nos surge una pregunta, ¿cómo te sentías cuando tu madre no aceptaba vuestras diferentes formas de ser? La adolescencia es una etapa muy sensible, en la que las personas comenzamos a configurar nuestra identidad diferenciada de la de nuestros...