+34 636 662 714 / +34 620 467 441 info@intropsicoterapia.com

Trastornos de la conducta alimentaria: Bulimia nerviosa

¿Qué es la bulimia nerviosa?

Llamamos bulimia nerviosa a un problema que afecta a la persona en su relación con la alimentación. En ella aparecen deseos muy intensos de comer, seguidos de atracones de comida y sensación de no tener el control sobre lo que se está ingiriendo. Después de estos atracones, es habitual que la persona sienta culpa, miedo, malestar con su peso y su propio cuerpo que suelen llevar a quien la padece a buscar métodos para evitar que esa ingesta produzca un aumento de peso, bien sea provocando el vómito, tomando laxantes, restringiendo lo que se come o haciendo ejercicio físico de forma abusiva.

Este modo de relacionarse con la comida produce diversos problemas que afectan a la salud de la persona de una forma global:

  • Salud física: los vómitos y el consumo de laxantes llegan a dañar el sistema gastrointestinal, pueden producirse síntomas de deshidratación y desnutrición, problemas dentales y disminución de los niveles de potasio con problemas cardiovasculares asociados.
  • Salud psicológica y emocional: culpa, problemas de autoestima, miedos, tristeza e irritabilidad son algunos de los conflictos psicológicos que suelen ir asociados a los problemas de alimentación.
  • Salud social: a menudo la bulimia nerviosa es un problema silencioso, que la persona sufre sin compartirlo con su entorno por temor a la incomprensión o por vergüenza. El malestar emocional que genera unido a esta sensación puede provocar un distanciamiento y dificultades para disfrutar de las relaciones sociales.

Cómo entendemos la bulimia nerviosa

Los factores que llevan a desarrollar síntomas de bulimia nerviosa son diferentes para cada caso, por lo que es necesario hacer un análisis individual para entender y tratar el problema. Los atracones a menudo son la forma en la que la persona logra darse algo que necesita, aliviar una angustia o lograr una regulación emocional. Para comprender la bulimia nerviosa tenemos que pensar en qué función cumple el acto de comer, qué significado tiene este problema dentro de su biografía y singularidad.

Algunas personas pueden tener problemas emocionales y vinculares que resuelven a través de la ingesta. Tenemos que explorar los conflictos psicológicos y relacionales que pueden estar bajo los atracones para darles un sentido y ayudar a quien los padece a que desarrolle herramientas que le ayuden a sentirse mejor. También puede suceder que hayan encontrado en la comida una fuente de alivio de sensaciones dolorosas, como ansiedad, tristeza, conflictos personales u otras angustias que provocan malestar.

Por otro lado, es necesario abordar la necesidad de realizar conductas compensatorias cuando aparecen los atracones, identificando todas aquellas emociones, ideas y fantasías que despierta el atracón. La sensación de no poder controlar la ingesta puede causar graves problemas en la autoestima, que alimentan la angustia y con ella el problema de alimentación.

Cómo tratamos la bulimia nerviosa

En la psicoterapia analizamos con la persona qué malestar consciente o inconsciente está influyendo en los síntomas que sufre. Tratamos a nivel profundo de resolver los conflictos que están manteniendo sus síntomas.  Para ello, es necesario que se desarrolle en la psicoterapia un clima emocional apropiado, en el que la persona pueda depositar sus miedos, angustias, preocupaciones, sintiéndose comprendida, no juzgada y acompañada. De esta forma vamos logrando desarticular las dinámicas en las que se ve inmersa y que mantienen su problema.